Querer si es PODER (I)


Aprender a asumir el control de la propia vida ­sobre todo sin depender de personas o situaciones ideales­ es una oportunidad que vale su peso en oro. Varios expertos presentan sus visiones sobre el empoderamiento personal y explican cómo alcanzarlo

Hay días en los que uno dice que sí cuando honestamente quiere gritar que no. También hay quien se queda con la respuesta atragantada y tardía de lo que hubiera querido decirle a quien le hizo un desplante, o que quizás se levante de vez en cuando pensando en todas las cosas que podrían mejorar en su vida si el universo fuera distinto o si los demás cambiaran. Pero también hay gente que opina que la vida es mucho más fácil que eso. Cuando uno quiere decir que no, en realidad puede decir que no. Cuando otro hace un desplante, es uno quien escoge amargarse o dejarlo pasar. Cuando los demás cambian, lo hacen realmente porque ellos quieren, no porque uno se los pida.

En otras palabras, ¿qué pasaría si cada quien fuera la fuente principal de su propio bienestar emocional? ¿Qué pasaría si cada uno pudiera canalizar toda su energía sólo en las cosas que valen la pena y no en espirales de culpa y frustración? En tiempos recientes, algunos le han llamado a este enfoque “empoderamiento”. Con esta traducción ­bastante maltrecha­ del inglés ” empowerment”, el término comenzó aludiendo a la motivación y el desarrollo de habilidades dentro de comunidades o colectivos para ayudarlos a reconocer y aprovechar su potencial para mejorar sus condiciones de vida, sin añadir creencias mágicas. Sin embargo, cada vez son más quienes lo aplican a escala individual. “Con el tiempo se ha convertido en un concepto que se ha salido de lo social para referirse también a tomar control sobre lo que pasa en tu propia vida y cómo ser proactivo para mejorarla”, explica el psiconeuroinmunólogo Omar Barrios Castiblanco.

Una nota de la revista Psychology Today lo resume en estos términos. “El empoderamiento personal no necesita tener poder sobre otros, pues sabe que sin importar lo que éstos hagan, yo mismo estoy a cargo de lograr mi propio bienestar. El empoderamiento personal sabe que la felicidad es un trabajo interior. No espera a que el mundo gire de cierta forma para sentir paz de conciencia ni espera unas vacaciones para poder descansar, así como no espera que otros cambien para construir su felicidad. Una persona empoderada sabe cuidarse a sí misma constantemente y enfoca su energía en ello.

Sin necesidad de ser duro ni frío, sabe dónde empieza uno mismo y dónde empieza el otro, y también reconoce que el intento de cualquier control sobre las emociones de otra persona es una ilusión” IMAGEN

Magaly Rodríguez 

http://2.bp.blogspot.com/_oSThx-cFfRI/TP0pfP8Co-I/AAAAAAAAB6s/1r_vslmRmGU/S749/blog.jpg

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s