VITAMINAS PARA LA TEMPLANZA


 

La sombra de mi yo

Cuentan una leyenda que Alejandro Magno tenía un hermoso caballo, Bucéfalo, que sólo él era capaz de montar… ¿Cómo llegó Bucéfalo a manos de Alejandro? Un día hubo una venta de caballos. Entre ellos estaba Bucéfalo, que destacaba por su altura, su corpulencia y su belleza. Los nobles que deseaban comprarlo, encargaban a sus jinetes que lo montasen, para ver si les convenía; pero todos los que subían sobre Bucéfalo lograban sólo mantenerse pocos segundos sobre su grupa. El animal caracoleaba, se encabritaba y echaba por tierra al jinete. Sólo Alejandro supo observarlo con atención y descubrir el secreto del caballo. En lugar de enviar un jinete, quiso probarlo él en persona. Al momento de montarlo, le dirigió la cabeza hacia el sol y lo espoleó con decisión. Después controló los movimientos del caballo sin apartarlo de la dirección del sol, hasta que el animal, cansado, se dejó dominar completamente. ¿Cuál era ese secreto que sólo Alejandro había descubierto? Que el animal se asustaba de su propia sombra. Si no la veía, si se le dirigía la cabeza hacia el sol, el animal olvidaba sus temores.

Es una leyenda bastante antigua pero que puede aplicarse también muy bien a nuestra época moderna. Vivimos en un mundo tan acelerado, hay tantas cosas y proyectos que sacar, que nos preocupamos más de “hacer” que de “ser”. El resultado de todo ello es un gran desconocimiento de nosotros mismos. Hay mucha gente que vive asustada con la sombra de su propio yo. Por eso escuchamos a veces personas que dicen “…pero, ¡si yo no soy así!”, “te prometo que no sé porqué reaccioné así”, “nunca antes había sentido esto”. Quizás también nosotros lo hemos dicho o pensado alguna vez, y por eso nos viene bien saber en qué consiste esta sombra de mi yo.

Es una leyenda bastante antigua pero que puede aplicarse también muy bien a nuestra época moderna.

La sombra del caballo no es el caballo mismo, pero forma parte de él. Esto que encontramos dentro de nosotros mismos y que a veces sale al exterior, sí forma en realidad parte de nuestro yo. Ese mal genio o ese chispazo de buen humor, esa agresividad contenida, esa tristeza profunda, esas ganas de vivir… son todas nuestras, son parte de nosotros; pero una parte que muchas veces desconocemos o que, simplemente, queremos ocultar porque no nos atrevemos a mostrarla. Nos persigue el miedo a admitir que a veces no somos tan perfectos como creemos o como los demás creen. Nos da miedo admitir que algo nos causa tristeza, porque nos parece que al hacerlo nos volvemos vulnerables, que los demás encontrarán ahí el punto donde herirnos… Nos da miedo admitir que algo nos costó, porque entonces parecemos débiles; preferimos hacernos los indiferentes, como si las cosas no nos dañaran ni nos perjudicasen. Con todo ello, lo único que hacemos es construir a nuestro alrededor un muro que no nos permite ser realmente como somos, con toda la riqueza de sentimientos que tenemos dentro, con todo lo bueno y lo malo que hay en nosotros mismos.

Desgraciadamente, y debido a esta capacidad de ser “otros” y no nosotros mismos, fracasan tantos matrimonios, tantos noviazgos, tantas amistades… Esperábamos del otro que fuera diferente, que fuera “siempre” como lo habíamos visto, pero de repente se comportó de un modo diverso, y entonces, dejamos de aceptarlo. ¿Qué hubiera pasado si esa persona nos hubiera dicho y mostrado antes todo lo que podíamos esperar de él? No hubiera habido sorpresas. Pero nos fijamos tanto en la sombra de nuestro yo, le tenemos tanto miedo, que se nos olvida la belleza y la riqueza inconmensurable que encierra ese “yo”.

  Alcemos los ojos, contemplemos el sol, miremos cara a cara la verdad de nosotros mismos, y así no tendremos miedo de nuestra sombra. Lo primero que tenemos que hacer para dominarnos es aceptarnos tal como somos. Conocernos y aceptarnos. ¿Cuáles son mis comportamientos y reacciones habituales? ¿Qué cosas de mi yo: expresiones, gestos, modos de ser…, no me agradan tanto o intento ocultar por vergüenza o miedo? ¿Qué me hace sentirme débil o inferior? Todo ello hay que conocerlo y transformarlo en positivo; encontrar en ello una riqueza: un corazón sensible, gran fuerza de voluntad, capacidad de decisión… Está claro que esto no es trabajo de un día. Es una labor que tendremos que realizar con paciencia y con constancia una y otra vez.

Enfrentar los miedos con medios concretos. Querer cambiar. Conocerse, aceptarse y superarse, he ahí el gran secreto de Alejandro Magno. Conoció las cualidades y también los defectos de aquel magnífico caballo. Lo aceptó así como era, y lo llevó a superar sus miedos haciendo que no mirase más la sombra de lo que era. Hay que mirar siempre lo que podemos llegar a ser gracias al esfuerzo, la paciencia y la constancia. Hoy no nos quedan dudas de que con aquel magnífico caballo Alejandro Magno ganó muchas batallas y conquistó un imperio. ¿No podremos del mismo modo conquistarnos a nosotros mismos y llegar a dominar nuestro propio imperio interior para vivir una vida más auténtica, más de cara a la verdad de lo que somos? Todo es cuestión de dejar atrás las sombras y buscar siempre la verdad.

LAS PENAS ,O ACABAN, O SE ACABAN.!!!

 

Publicado por FARMACIA PARA EL ALMA

http://2.bp.blogspot.com/_oSThx-cFfRI/TP0pfP8Co-I/AAAAAAAAB6s/1r_vslmRmGU/S749/blog.jpg

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s