LO QUE DECIMOS NO NECESARIAMENTE NOS HACE ESCLAVOS


Vendiste por 30 monedas a...

Vendiste por 30 monedas a…

Hoy conversando con alguien cercano me recito el pensamiento que transcribo más abajo… justificando lo injustificable?

“Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla.”

– Sigmund Freud-

Sin embargo cuando la sabiduría nos permite discernir entre lo que puedo cambiar y lo que no puedo, es preciso meditar y hasta preferible callar, sin embargo no puede ser aconsejable hacerlo en todo momento, pues cuando está en juego nuestro derecho a la libertad de expresión o el de otros (porque también se peca por omisión) no se puede asumir el papel de eunucos intelectuales (castración). Siempre y cuando tengamos extremo cuidado en sopesar que nuestro discurso no esté plagado de contradicciones o de falsedades podemos decir con valentía que no somos esclavos de lo que decimos, todo lo contrario, muy dueños de lo que defendemos con nuestros razonamientos y consciencia. Teniendo en cuenta que al Universo lo rige la ley de la compensación (hoy estoy arriba, mañana estoy abajo), la de la causa y efecto (todo hecho trae una consecuencia), la del bumerán (lo que va regresa y con más fuerza) y la ley de la correspondencia (como es arriba es abajo). No podemos permitir que la avaricia rompa lazos de amor y sangre establecidos por la naturaleza.

Angélica

http://2.bp.blogspot.com/_oSThx-cFfRI/TP0pfP8Co-I/AAAAAAAAB6s/1r_vslmRmGU/S749/blog.jpg

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s