Muy tarde para confesar lo que todos los venezolanos sabemos


83666Aponte Aponte

 

A continuación, la “carta confesión” que el abogado Carlos Ramírez López, representante legal del ex magistrado Eladio Aponte Aponte, leyó con referencia al caso los comisarios condenados a 30 años de prisión por su presunta vinculación con los sucesos del 11 de abril del 2002:

Señores:

Ex Comisionados

Henry Vivas Lázaro Forero

Iván Simonovis

Erasmo Bolívar

Luis Molina

Arube Pérez

Marco Hurtado

Héctor Rovaina

El suscrito, Dr. Ramón Eladio Aponte Aponte, ex Magistrado de la sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, titular de la cédula de identidad número tres cinco ocho uno uno cero cuatro, (3581104) digo:

Es un deber inaplazable, confesar ante ustedes, y ante todos, que he cometido el pecado de haber transmitido a los jueces que los juzgaron, la orden de condenarles a 30 años de prisión a como diera lugar. Yo estaba cumpliendo instrucciones directas del Presidente Hugo Chávez Frías, quien así me lo ordenó.

Es tu deber?…  después de 10 años y Chávez muerto, decir que cumplías sus órdenes… pero claro cuando se alcanza el cargo que desempeño para el momento sin tener los meritos académicos y morales o es que usted no sabe que los venezolanos si sabemos de cómo obtuvo su doctorado en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad del Zulia, al igual que otros militares que vienen de la jurisdicción militar. En consecuencia no posee los principios éticos ni morales para negarse a realizar un mandato que da asco.

No pretendo ser librado de responsabilidades por eso que hice, ya que nada lo justifica, solo quiero confesar para descansar un poco mi conciencia, ya que ahora estoy sintiendo en carne propia lo que se siente al ser perseguido.

Viviendo en carne propia? … bien merecido lo tiene por corrupto, inmoral, rufián, servil, traidor.

Ordené a la Jueza Anabella Rodríguez del Juzgado 13 de Primera Instancia en Funciones de Control en Caracas, que decretara la orden de captura que le solicitó la Fiscal Luisa Ortega Díaz, aún cuando dicha jueza no tenía competencia en el caso que estaba radicado en Maracay. También mantuve comunicación constante con la Jueza Marjorie Calderón de Maracay y con la Fiscal Haifa El aissami para que hicieran todo para retrasar el juicio, y así causarles toda clase de penurias con traslados, y para que finalmente se produjera sentencia condenatoria a como diera lugar, sentencia que entregué en formato digital a dicha Jueza y que estaba elaborada por uno de mis asistentes. Posteriormente hice lo mismo con los Jueces de la Corte de Apelaciones de Aragua, Fabiola Colmenares, Antonio Perillo y Francisco Coggiola, a quienes les entregué de la misma manera la sentencia sobre la apelación que formularon los procesados a través de sus defensores.

Finalmente en ese caso ustedes elevaron recurso de Casación ante la Sala Penal donde yo lo asumí y de inmediato mandé a elaborar el proyecto de sentencia declarando sin lugar por recurso manifestante infundado, esto es sin siquiera haberlo leído ya que era demasiado extenso y la orden que expresamente me dio el Presidente Chávez era “Salir de eso de inmediato sin más tardanza” “Condénelos de una vez” así lo hice, y al tener el proyecto lo firmamos el 18 de mayo de 2010 y se publicó el fallo el 21 de mayo, sentencia 173 con la aprobación mía, Deyanira Nieves, Miriam Morando y Héctor Coronado Flores, y a cada uno de ellos les hice saber, que esa era la orden de Chávez por lo que se apresuraron a firmar. Salvo el voto de Blanca Rosa Mármol.

Ojalá y esta confesión les ayude a encontrar alguna solución a su problema, y estoy dispuesto a ratificar todo ante Tribunales en verdad independientes, con Jueces imparciales y en un país donde haya democracia verdadera y libertad. San José, Costa Rica, dieciséis de abril del año dos mil doce.

Les ayude están condenados por tu culpa.

Me encanta que seas un exiliado más, y que como muchos venezolanos inocentes -no es tu caso- vivan sus últimos días lejos de la patria como el difunto que te ordeno tal aberración. Esta carta ni siquiera inspira lastima sino una gran arrechera.

Dr. Ramón Eladio Aponte Aponte

http://2.bp.blogspot.com/_oSThx-cFfRI/TP0pfP8Co-I/AAAAAAAAB6s/1r_vslmRmGU/S749/blog.jpg

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s