Importante leer esto… 10 apuntes a propósito de Daka.


 por Ángel Alayón

 

1

El gobierno ordenó bajar todos los precios de los electrodomésticos que estén en existencia en los establecimientos comerciales y que hayan sido distribuidos hace dos meses”. Suena como un sueño. Bajar la inflación por decreto. Devolver la economía en el tiempo. Un sueño que Mugabe intentó al prohibir legalmente la inflación y obligar a los comerciantes a reducir los precios. Los resultados fueron catastróficos e inmediatos: más inflación, un nivel de escasez inaudito incluso para la inaudita Zimbabwe, comerciantes presos y sangre en las calles.

2

No puedo saber si Tiendas Daka violó alguna ley o no, pero llama la atención esta declaración: “Hebert García Plaza, jefe del Órgano Superior para la Defensa de la Economía, declaró en el operativo en Daka de Boleíta, que encontraron irregularidades que permiten identificar la presunción del delito de usura”. De acuerdo con esta declaración, lo que existe hasta ahora es una presunción, sólo una presunción. Sin embargo, la orden es vender todo a un precio inferior “hasta que los anaqueles queden vacíos”. ¿Dónde queda el derecho a la defensa? ¿Y sí lo que se presume es falso? ¿No se podía abrir un procedimiento administrativo y judicial en el que se probara de forma efectiva cualquier irregularidad y se aplicaran las medidas de Ley? Un detalle adicional para entender la complejidad del caso: según el Presidente del INDEPABIS, las tiendas Daka no reciben dólares de la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), ya que no son importadoras y compran sus productos a distribuidores locales.

3

A Daka se le acusa de cometer el delito de usura. Es demasiado alegórico: un delito medieval como bandera económica.

4

Un dato central: los precios de los electrodomésticos no están regulados. Es decir, no existe ninguna Ley que fije a qué precio se deben vender los electrodomésticos. Lo que pasó en Daka oficializa una meta-regulación de precios en Venezuela. Los precios, en última instancia, los fija el gobierno. No importa si es un rubro de primera necesidad o no. No importa que los home-theaters no se coman con arepas ni que los teteros de los niños no se puedan preparar con pantallas planas.

5

Pensemos en los efectos dinámicos de este tipo de medidas. Imaginen qué amanecieron pensando hoy los dueños de comercio y los importadores. Qué conversaron con sus familias. Imaginen cuáles son las decisiones que estarán tomando en las próximas horas, en los próximos días. Porque es seguro que van a tomar decisiones.

6

Cada vez que el socialismo del siglo XX se enfrentó a las Leyes de oferta y demanda salieron derrotados. Lenin llegó a afirmar, al aplicar la Nueva Política Económica, que el socialismo debía construirse sobre el interés personal, los incentivos personales y los principios de negocios. Lenin llegó a reconocer que la gente responde a incentivos. Neomarxistas como John Roemer y Jon Elster e intelectuales surgidos de las economías socialistas como Janos Kornai reconocen que cualquier intento de establecer el socialismo sin reconocer el funcionamiento de los incentivos está condenado al fracaso. Los gobiernos que pretenden desconocer esto lo hacen a su propio riesgo (y al riesgo de los ciudadanos). El sufrimiento de los que menos tienen, es, muchas veces, el daño colateral de pretender ignorar el funcionamiento del mercado.

7

Hablan de guerra económica. Hablan de guerra. ¿Ustedes conocen alguna economía que haya podido prosperar en medio de una guerra? ¿Conoce de grandes inversiones, ésas que toman años en recuperarse, que se hayan dado en medio de una guerra? La solución del problema económico venezolano pasa por una narrativa distinta a la bélica, a la confrontacional.

8

La inflación ya no es un problema para la humanidad. El conocimiento sobre cómo manejar la inflación está disponible para quien quiera, a unos clicks de distancia. ¿Por qué Brasil, Chile, Colombia, Perú, por nombrar algunos países de este lado del mundo, tienen tan baja inflación (y no tienen escasez)? El gobierno haría bien en preguntarles. El gobierno haría bien en preguntarle a los brasileños cómo se convirtieron, siendo un país tropical como nosotros que importaba casi todos sus alimentos, en una potencia agroalimentaria. El gobierno haría bien en preguntarle a los chinos cómo desmontaron los controles de precios, cómo aplicaron el dual-track pricing y ahora son también una potencia agroalimentaria. Se vale llamar a los amigos, no sólo para que hagan negocios con nosotros, sino para aprender lo que hay que aprender.

9

La gente hace cola frente a Daka para comprar electrodomésticos más baratos. En otra parte de la ciudad, la gente hace cola para conseguir leche. La cola frente a Daka se acabará cuando “los anaqueles queden vacíos”. Las colas por la leche continuarán mientras el gobierno no resuelva, cambiando sus políticas, la escasez estructural en la que ha metido a Venezuela.

10

Decía Winston Churchill que un político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. Pocas veces una economía necesitó tanto de estadistas.

http://2.bp.blogspot.com/_oSThx-cFfRI/TP0pfP8Co-I/AAAAAAAAB6s/1r_vslmRmGU/S749/blog.jpg

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s