Mañana nos jumamos a Venezuela… Plebiscito 16J… DESPIERTA VENEZUELA… Es duro este msj, pero totalmente real


Si el régimen logra aplicar la constituyente y termina de acabar el país no será culpa de los ladrones de guardia nacional o policía nacional, no será culpa de las sátrapas del CNE, no será culpa de las maricas de las fuerzas armadas que temen hacer algo, no será culpa del fascista partido de gobierno, mucho menos de la MUD o la OEA.
Si logran terminar de cagar el país habrá un solo culpable…TÚ.
TÚ, que en medio de este peo andas pendiente de viajecitos y fotos como si vivieras en Holanda.
TÚ, que crees que viendo globovisión y redes sociales vas a hacer algo.
TÚ, que estás esperando que se prenda el peo pero nunca participas.
TÚ, que aplaudes a los que se arriesgan por ti pero eres incapaz de siquiera brindarles agua.
TÚ, que crees que lo de la constituyente no es un peo personal tuyo.
TÚ qué crees que tu país se limita a tú casa o al trabajo.
TÚ, que por miedo te encierras como si eso va impedir que el gobierno te joda.
TÚ que desde afuera solo mandas apoyo digital pero eres incapaz de pararte frente a una embajada.
TÚ que tienes miedo a perder el carguito del ministerio como si eso te alcanzará.
TÚ que pareciera que vivieras en FAR FAR AWAY la tierra de Shrek.
TÚ Y SOLO TÚ SERÁS EL RESPONSABLE DE QUE SE JODA EL PAÍS. TÚ Y SOLO TÚ PORQUE LOS MALOS EN ESTE PAÍS NO LLEGAN AL 10% SIGNIFICA QUE ES LA INDIFERENCIA DEL OTRO 90% LO QUE HACE POSIBLE TANTA MALDAD.
No permitamos que nos pase como a los cubanos que llevan 59 años pagando con su libertad esa indiferencia y antiparabolismo. Tampoco creas que no te va a tocar a ti.
DESPIERTA VENEZUELA

preguntas-plebiscito-16-julio-venezuela

Helicóptero del Cicpc sobrevoló Caracas y atacó sede del TSJ con una parcarta del art. 350


safe_image

 

Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- En horas de la tarde de este martes un helicóptero del Cicpc sobrevoló Caracas con una pancarta invocando el artículo 350 y la palabra libertad.

El hecho se produjo en el centro de Caracas, específicamente en La Pastora, cerca del Tribunal Supremo de Justicia, donde también se escucharon detonaciones, lo que encendió las alarmas de los vecinos.

El funcionario del Cicpc, Oscar Pérez, (quién habría piloteado el helicóptero) colgó una serie de mensajes en su cuenta en Instagram donde manifestó que realizan “un despliegue aéreo y terrestre con el único fin de devolver la libertad al pueblo (…)hacer cumplir las leyes para restablecer el orden constitucional y es por eso que nos adherimos al artículo 350″.

En este sentido, llamó a los venezolanos a salir a las calle “en Caracas al Fuerte Tiuna y en el interior del país a cada base militar, para que nos reencontremos como hermanos con nuestras fuerzas armadas nacionales y juntos reencontremos a nuestra hermosa venezuela. Estamos realizando un despliegue aéreo y terrestre con el único fin de devolver al pueblo”y asi cumplir uy hacer cumplir las leyes para restablecer el orden constitucional y es por eso que nos adherimos al artículo 350”.

A Luisa Ortega Díaz… Quítese es vestido de comadre de barrio y póngase el de FISCAL GENERAL DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA.


luisa

Que se calle Luisa y hablé la Fiscal General, por Víctor Bolívar.
Desde hace varias semanas Luisa Ortega Díaz viene haciendo ruido. Los diarios nacionales e internacionales la titulan como el nuevo super héroe venezolano, los políticos le guiñan el ojo, la gente se llena de esperanza al escucharla y las redes sociales la convierten en tendencia nacional. Pero hasta ahora solo hemos escuchado a Luisa, no a la fiscal general de la república.

Así, Luisa nos ha hablado (con el titubeo que la caracteriza) contándonos un poquito de las historias que hoy en día la gran mayoría de los venezolanos conocemos de cabo a rabo: el carácter dictatorial del gobierno venezolano, la ausencia de estado de derecho, la violación sistemática de los derechos humanos, la escasez de productos y servicios básicos, la destrucción de la economía, y los altos índices delictivos, etc.

Luisa ha dirigido al país cada una de sus ruedas de prensa como si se tratara del encuentro entre dos comadres. Un día casi entre risas declara nada más y nada menos que el Tribunal Supremo de Justicia ha roto el hilo constitucional al asumir las funciones de la Asamblea Nacional, y a los pocos días como si intentara contar un pequeño chisme, suelta que ha habido uso abusivo de la fuerza pública, que hay unos cuantos jóvenes muertos como resultado de ello y que hay tribunales militares juzgando a civiles. Vaya cuentecito.

Esto no tendría nada de malo si Luisa fuese solamente Luisa y no la Fiscal General de la República, pero de hecho Luisa es la titular de la acción penal y quien dirige el Ministerio Público. En cumplimiento de sus funciones Luisa pudiera ser ese super héroe que la prensa titula, los políticos le guiñan el ojo y los venezolanos aclaman, sin embargo, no lo es.

Ella podría (si quisiera) solicitar el antejuicio de mérito del presidente de la república, del ministro de interior y justicia y del ministro de la defensa, por haber ordenado el desproporcionado ataque a manifestantes desarmados, causando la muerte de decenas de venezolanos, la mayoría de ellos por disparos a quema ropa cuyas pruebas abundan (declaraciones de testigos, videos, autopsias) y además son de fácil acceso para una persona que ocupa la investidura de Luisa.

Si realmente Luisa tuviese la intención de ejercer su cargo, podría solicitar el enjuiciamiento de todos aquellos jueces y fiscales militares que obviando el principio constitucional del juez natural han estado violando el debido proceso al enjuiciar a civiles no teniendo competencia para ello.

Incluso ha podido Luisa evitar toda esta calamidad que está viviendo el país hoy en día, instruyendo a sus fiscales con competencia en materia electoral a que se opusieran a las medidas cautelares dictadas el año pasado por jueces penales, evidentemente incompetentes para suspender el referéndum revocatorio que nos habría garantizado una salida democrática de esta calamidad que algunos han calificado de “revolución del siglo XXI.”

Si por algún momento Luisa en su titubeo ha pensado en dedicarse solamente a opinar sobre los asuntos de trascendencia nacional, este servidor la invita a que ocupe el papel que como articulista de este diario desempeña a cambio de que lo deje ejercer sus funciones por un par de días y desplegar los poderes inherentes a su cargo.

La responsabilidad de Luisa (por cómplice) en el Estado forajido que se ha institucionalizado en Venezuela es evidente. La actitud de Luisa hasta ahora ha sido un show, solo dejará de serlo el día en que Luisa decida que su cargo es mucho más que varios escoltas y camionetas que la acompañan a donde va y personas que la llaman doctora por doquier, para convertirse en la fiscal general de la república ejerciendo plenamente las funciones consagradas en los artículos 284, 285 y 286 de nuestra Constitución y acusando a los responsables del mayor desastre de orden social, económico y político que ha conocido la historia del país. Mientras tanto Luisa solo seguirá siendo Luisa y Venezuela seguirá con un vacío en la Fiscalía General de la República.