China gana la 3ra Guerra Mundial con la mentira más grande del mundo: Coronavirus


China-2

Por: Richard Corrêa.

China cobardemente acaba de ganar la Tercera Guerra Mundial con mentiras biológicas, un golpe económico y mentiroso, destruyó todas las economías productivas que negociaron con ella sin disparar un solo tiro. China es cobarde, cruel y mentirosa, esta es la China comunista, desnuda y cruda. Felicitaciones por la estrategia moderna, sucia y común de los pueblos comunistas, utilizaron el capitalismo contra el capitalismo mismo, plantaron mentiras y las difundieron a través de los medios de comunicación del mismo tipo. Cayeron en la trampa al negociar con ellos y crear dependencias económicas basadas en las trampas de escala, les vamos a vender millones de cualquier cosa y mientras esclavizaban a su gente para producir bienes y servicios a precios degradantes, debilitaban pacientemente la economía mundial, creando dependencia

¡Pasaremos meses tratando de recuperar el daño causado por este monstruo, llamado China! Con la crisis causada por ellos, compraron miles de millones en compañías mundiales, y ahora pueden estar muy cerca de su control, nos convertiremos en esclavos, así como en su gente, garantizando los privilegios de una élite voraz y comunista. Este cuadro anterior muestra un pequeño ejemplo de cómo cayó el mercado de valores en todo el mundo, ¡pero el mercado de valores en China es increíblemente positivo! El gráfico anterior muestra cómo los mercados bursátiles del mundo se desplomaron después del anuncio de Fake News de China sobre la “enfermedad” del coronavirus . Pero el mercado de valores de China es positivo.

Sigue leyendo

Maduro Tirando Pancadas de Ahogado pospone entrada en vigencia de la reconversión monetaria


1527245221202

Nicolás Maduro, presidente ilegitimo de la República, informó que se considerará posponer la re-conversión monetaria pautada para el 4 de junio.

 Aristides Maza, presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela, aseguró, durante una reunión  del sector bancario con el primer mandatario, se acordó que el lapso establecido para realizar la reconversión no es suficiente.

Meza pidió a Maduro un plazo de 90 días para realizar los tres simulacros económicos que corresponden para un evento de este tipo, puesto que no se ha realizado ninguno. 

El primer mandatario aseguró que comparte los argumentos de Meza y señaló que estudiaran las alternativas. 

La desesperación por saberse incapaz de medio estabilizar el desastre económico que seguramente lo hará salir del poder lo lleva a la  Improvisación, desatinos y al descrédito nacional e internacional.

El hambre, la falta de medicamentos, la escasez, el problema de efectivo, la falta de servicios públicos en focos de molestias colectivas seguirán, cada vez más fuerte hasta ya no aguantar.

Venezolanos a moverse la mesa está servida.

 

 

Amazonas: Indígenas de San Fernando de Atabapo toman tres puntos de control por abuso militar.


m_3

Pese a la existencia de alcabalas hay presencia de dragas en el río Atabapo, utilizadas para la minería ilegal. Foto: Minerva Vitti, San Fernando de Atabapo, 2016.

Indignación. Es la palabra que expresan los habitantes de San Fernando de Atabapo, un poblado ubicado en el municipio Atabapo del estado Amazonas, ante la constante violación de derechos humanos por parte de los militares de la zona. Por esta razón, decidieron tomar tres puntos de control y sacar a los militares y a funcionarios del Seniat. Aseguran que “no los dejaran regresar a sus trabajos hasta que se presenten funcionarios del Ministerio de Defensa, Ministerio Público y Defensoría del Pueblo”.
El 4 de abril un grupo de personas de esta localidad se trasladó hasta Puerto Ayacucho para formalizar la denuncia en el Ministerio Público y ante la Defensoría del Pueblo. De acuerdo a testimonios de los habitantes del municipio, dados a conocer por Norayma Ángel, coordinadora de la Oficina de Derechos Humanos del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho, la Guardia Nacional Bolivariana junto con el Seniat coloca alcabalas momentáneas para hacer cobros de comisiones. Los habitantes de Atabapo “no saben cuál es el fin último de los decomisos y del dinero que se cobra en estos puntos de control. Ellos manifiestan estar cansados porque se sienten vulnerados en sus derechos. No tienen información de por qué hacen estos decomisos y cobros”. Denuncian que en lugar de sentirse protegidos por el Estado se les da un trato cruel que los mantiene en una constante zozobra. “Los detienen, los requisan y les quitan el oro ilegal que circula en Atabapo”, agrega Richard Ortega, periodista de Raudal Estéreo.

Norayma asegura que la toma de los tres puestos de control revela problemas muy serios presentes en Atabapo y en otros municipios del estado Amazonas, que constantemente han sido denunciados por los habitantes: escasez de alimentos, combustible, problemas en las comunicaciones. “¿Dónde están las instancias municipales, porque la alcaldía pudiera hacer algo para evitar estas situaciones?”, se pregunta la defensora de derechos humanos.

Lo anterior sucede en un contexto donde existe minería ilegal, con más de 20 campamentos ilegales, que ya han sido documentados y denunciados por las organizaciones indígenas, y de dónde se está extrayendo este mineral. Situación sumamente grave y que impacta directamente en la salud de los pobladores, ya que desde hace ocho años ha recrudecido la malaria en esa zona del sur selvático de Venezuela.

Muchas personas con malaria cruzan hasta Amanaven, un poblado colombiano que se encuentra al frente de San Fernando de Atabapo, a solo cinco minutos de navegación, donde compran el tratamiento que es gratuito, pero inexistente en Venezuela. Foto: Minerva Vitti, Amanaven (Colombia), 2016. La gravedad de la situación es patente con casos de grupos indígenas.  Leer más… https://www.aporrea.org/actualidad/n323236.html

 

 

PDVSA, la joya del petróleo venezolano, está al borde del colapso.


images

Mientras el resto de los productores de petróleo del mundo se recuperan gracias a que los precios se han fortalecido, la situación de Venezuela empeora debido a su deficiente administración, la corrupción generalizada y la desgastante crisis económica que atraviesa el país.

Los problemas cada vez más graves que enfrenta la petrolera estatal, el pilar económico de Venezuela, amenazan con desestabilizar al país que enfrenta una terrible recesión, una inflación altísima y un contexto delictivo irrefrenable, además de una grave escasez de alimentos y medicamentos.

Cuando los precios de la energía comenzaron a desplomarse hace varios años, Venezuela y otros países dependientes del petróleo comenzaron a verse afectados. Ahora que los precios van al alza, otras naciones del sector petrolero se van recuperando. El gobierno de Arabia Saudita va eliminando sus déficits y sus utilidades van en aumento. Incluso países ineficientes como Libia e Irak se han dedicado a extraer y exportar como locos.

Pero eso no sucede en Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de todo el mundo. Petróleos de Venezuela se encuentra al borde del colapso y todos sus problemas son, a la vez, tanto los síntomas como las causas de la espiral económica descendente en la que se encuentra la nación.

Los motivos son evidentes en el amplio complejo de refinación petrolera ubicado en esta costa caribeña. Era la joya de la industria venezolana, pues no solo impulsaba la boyante economía del país, sino que también producía en abundancia diversos tipos de gasolina y diésel de exportación.

Hoy en día, el complejo está muy deteriorado. Según los críticos, la falta de inversión, combinada con problemas de flujo de efectivo y una escasez crónica de refacciones, han afectado las operaciones.

Al cierre del año, opera solo al 20 por ciento de su capacidad, con 76 de sus 84 plantas paralizadas, indicó Iván Freites, líder sindical y un franco crítico del gobierno. El complejo no cuenta con el software necesario para diagnosticar sus problemas de producción y, en todo caso, tampoco tiene el dinero para arreglarlos. “Va muriendo poco a poco”, comentó.

Con instalaciones en mal estado por todo el país, Venezuela no ha podido aprovechar el alza en los precios extrayendo más crudo y reforzando las operaciones en las refinerías. La producción cae entre 20.000 y 50.000 barriles al día cada mes, y ahora se encuentra en el nivel más bajo que ha tenido en casi tres décadas.

Puesto que vende menos petróleo, PDVSA ha incurrido en mora en elpago de sus deudas. Rápidamente se está convirtiendo en un pasivo que podría obligar al país a cometer incumplimientos.

“La producción se ha reducido a un ritmo sostenido; hemos caído en una espiral en la que cada vez hay menos efectivo, menos inversión y menos producción”, explicó Francisco Monaldi, un venezolano experto en materia petrolera que trabaja en la Universidad Rice de Houston. “No creo que ninguna otra petrolera nacional haya experimentado jamás una reducción de esta magnitud en su flujo de efectivo”.

Los problemas de producción se han visto exacerbados por los tiempos turbulentos que viven sus líderes. En los meses pasados, el gobierno del presidente Nicolás Maduro arrestó a un gran número de empleados que ocupaban cargos administrativos por cargos de corrupción. Maduro afirma que se han tomado estas medidas con el propósito de depurar la empresa. Sin embargo, sus críticos consideran que el embate es una purga política con la que Maduro intenta consolidar su poder antes de las elecciones presidenciales del año próximo.

Además, el mes pasado el presidente nombró al mayor general Manuel Quevedo como presidente de PDVSA y ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería, a pesar de que no se sabe que tenga experiencia en el sector energético. Los críticos de Maduro consideraron esta medida como un esfuerzo por dar transparencia y protegerse contra un golpe de Estado.

Luis Giusti, quien dirigió a PDVSA antes de que el presidente Hugo Chávez ascendiera al poder en 1999, opinó que la purga de Maduro es “más bien una campaña política para ver si puede darse un respiro, porque todo parece ir muy mal”. Giusti explica: “Administran la empresa desde hace 18 años y de repente salen con que van a rescatarla. ¿De quién la van a rescatar exactamente?”.

Durante varias generaciones, PDVSA cumplió cabalmente las promesas de las reservas petroleras de Venezuela, pues financió la revolución nacional inspirada en ideas socialistas y convirtió al país en uno de los más ricos de América Latina. Sin embargo, la producción se fue a pique en años recientes, a tal punto que ya no puede cubrir la demanda interna de diésel y gasolina, por lo que el país se ha visto obligado a importar cada vez más de ambos productos, incluso de Estados Unidos.

Las exportaciones de crudo del país también han bajado drásticamente. Los embarques a Estados Unidos, el mayor mercado extranjero de PDVSA, cayeron un tercio el año pasado. Maduro ha amenazado con suspender por completo las exportaciones de crudo a Estados Unidos y venderle más a China e India. No obstante, las exportaciones de crudo a China también han bajado (casi un 15 por ciento el año pasado) puesto que la calidad del crudo ha bajado y China ha comenzado a comprarle más a Estados Unidos.

PDVSA también se hunde bajo la presión de su enorme deuda. De hecho, se encuentra en incumplimiento de sus bonos no garantizados por 26.500 millones de dólares desde principios de noviembre, y adeuda unos 60.000 millones de dólares más a las empresas de servicios que perforan y mantienen sus campos.

El gobierno de Maduro ha insistido en que su intención es pagar las deudas, y los inversionistas han sido muy tolerantes con las demoras. Pero la salud financiera de PDVSA es tan precaria que Cuba, el aliado más cercano de Venezuela, hace poco tomó posesión de una participación del 49 por ciento de la empresa en una refinería cubana en pago de algunas deudas pendientes.

Los problemas de la empresa son especialmente evidentes en las dos enormes refinerías que bordean esta pequeña ciudad y forman parte del Centro de Refinación Paraguaná, uno de los mayores complejos del mundo.

En 2015, este centro, cuya capacidad es de casi un millón de barriles al día, procesaba unos 587.000 barriles diarios, según el sitio web de PDVSA. El crudo se convertía en varios productos como gasolina, combustible de aviación, asfaltos y lubricantes.

Sin embargo, las refinerías, al igual que la mayoría de las instalaciones de la petrolera en todo el país, se encuentran en pésimo estado. La situación ha obligado a realizar recortes sustanciales en las operaciones por lo que se ha despedido a varios empleados y eso ha incrementado el número de accidentes y lesiones, según los propios trabajadores y sus líderes sindicales. Hace poco, las refinerías comenzaron a sufrir una serie de percances.

A finales de octubre, Amuay sufrió un derrame de 200.000 galones de gasolina y otros productos de un tanque de desechos hacia la bahía adyacente. El derrame dañó la fauna silvestre y obligó a los pescadores locales a suspender la pesca durante semanas.

Después, en la misma refinería se descompuso una bomba saturada, por lo que solo siguieron operando dos de las cinco unidades destiladoras, que son una parte clave del proceso de refinamiento, según dijeron los trabajadores y sus líderes sindicales.

Unos días después, otra refinería, Cardón, sufrió un incendio, por lo que solo siguió operando una de las cinco unidades de destilación. Los trabajadores informaron que el personal de emergencias no pudo hacer más que observar cómo se consumía el incendio porque ya no tenían espuma para sofocarlo.

Con ese turbulento panorama, la producción casi se detuvo pues se ubicó a solo un 13 por ciento de su capacidad a principios de diciembre, antes de recuperarse ligeramente, según Freites. Tres de las unidades destiladoras de Amuay y dos de Cardón estaban en operación esta semana, según informó el líder sindical el miércoles, pero añadió que el martes se inició otro incendio en Cardón, que dejó varios lesionados.

Ver cómo se desintegran las refinerías desanima a muchos trabajadores. Según Emilio, un trabajador de la refinería Cardón que pidió omitir su apellido por temor a represalias por parte de las autoridades, los empleados ya no tienen ningún interés. Afirmó que se limitan a marcar su entrada y salida.

Los aumentos en sus salarios han estado muy por debajo de la inflación, por lo que su poder de compra ha disminuido drásticamente, y sus prestaciones también se han reducido muchísimo. Algunos empleados cuentan que se han visto obligados a vender sus guantes y cascos para llevar alimentos a sus casas. Ya no sienten ningún orgullo por estar vinculados con PDVSA.

Antes, perder un empleo en PDVSA era devastador, dijo José, un trabajador de la refinería Amuay que también pidió que se omitiera su apellido por temor a las represalias de sus jefes. Ahora, según comentó, a muchos les pesa ir a trabajar y están buscando empleo en otras partes.

En años recientes, la empresa redujo drásticamente el número de contratistas en las refinerías, según Freites, quien es el secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón. Pero, según él, la producción es tan lenta que incluso los empleados asalariados tienen muy poco trabajo, por lo que muchos se pasan el día jugando a las cartas y dominó.

El desplome de PDVSA afecta tremendamente a esta población que en el pasado vivió un auge económico. Las calles no tienen iluminación durante la noche, pues los delincuentes se robaron los cables que conducían la electricidad al alumbrado público y las tiendas del centro de la ciudad, que antes contaban con un comercio activo, ahora permanecen cerradas.

Los residentes han emigrado al extranjero en busca de trabajo y una mejor vida. En semanas recientes, cientos de empleados petroleros han firmado contratos de tres años para trabajar por un sueldo de diez dólares la hora en la reconstrucción de la isla caribeña de San Martín, que quedó muy afectada tras el paso de los huracanes.

José dice que cada día que va al trabajo, se pregunta cuál de sus colegas será el último en marcharse; comparó la experiencia con un reality show. En su opinión, PDVSA ahora es una cáscara vacía.

La Verdad sobre el Guri…


LA MUERTE DE ” E L. G U R I”
LOS ABOMINABLES RUMORESDE LAS RAZONES EN DESTRUIRLO

13094386_10154945964874896_9113495497771843314_n

13062106_10154945964904896_7035496155495874513_n

La barbaridad que han hecho.

Sabes por qué dejaron secar el Guri y
por qué no han bombardeado las nubes para adelantar e intensificar las lluvias?
Se sospecha que Todo ha sido un plan para extraer oro y diamantes de los sedimentos depositados en el fondo del embalse. Dicen que hay más que en cualquier “veta” natural… El fulano dragado que están haciendo los militares es para llevarse los sedimentos a otra parte para “colarlos”… Han puesto al país en estado de catástrofe solo por la ambición de unos cuantos… principalmente los Castro y su banda.
Este me lo envía amigo de MPP ciencia y tecnología
RATIFICADO por personas q laboran en Guayana:
El Guri no se seco, ellos lo secaron, Encontraron tanto oro allá que inventaron que iban a meter maquinas para dragar el río para poder llenar el embalse, cosa que no es cierta.  Están es sacando oro… allá esta Aristóbulo supervisando la extracción de oro. Y todo eso lo tienen lo mas callado que  pueden, no les importa dejar sin luz al país, Solo para poder seguir sacando el oro, Están dando días libres con tal de no dejar sin luz a Ccs, Solo para enriquecerse a manos llenas. Obviamente todo el país no sabe eso, Y le están echando la culpa al niño, Ni en 2008 que fue tan fuerte la sequía se seco el Guri así, Fue q lo secaron y las maquinas q tienen es sacando el oro….. que condición humana tan bestial y salvaje.

 

Ya hubo explosiones en tres reactores y crece la alerta mundial por una crisis nuclear en Japón


La tensión llegó a un nivel máximo en la central nuclear de Fukushima cuando hubo un estallido en el reactor número 2. Ya se habían registrado problemas en el 1 y el 3. En los alrededores hay radiactividad y más de 600.000 personas fueron evacuadas. Alemania, EE.UU. y China enviaron asistencia.

 La alarma nuclear en Fukushima es constante, pero por momentos la tensión se dispara y alcanza picos. De hecho, esto es lo que sucedió cuando se registró una nueva explosión en la central atómica. Según reportó el diario español El Mundo, se registró un nuevo estallido en la planta, esta vez en el reactor número dos. Sin embargo, aún no está claro si se trata de una explosión de hidrógeno como ocurrió en los otros dos reactores. Minutos antes de que se informara de la nueva explosión, por primera vez las autoridades reconocieron que podrían existir daños en el edificio de contención del reactor número 2 de la planta. El afectado sería el muro que está más cerca del reactor, y éste sería el primer problema registrado en una de las instalaciones de contención de Fukushima. La vasija, como también se llama a esta estructura, está compuesta de acero y hormigón y tiene forma de bombilla. Según France Presse, esta avería puede dar a entender que una fuga radiactiva es posible. El portavoz del Gobierno japonés, Yukio Edano, explicó que se han producido “posibles daños en la piscina de condensación”, que se encuentra en la parte inferior de la caja de contención que sirve para refrigerar el reactor y controlar la presión en el interior del mismo. Según recordó Reuters, las autoridades en el complejo de Fukushima Daiichi están tratando de evitar la fusión del núcleo en los tres reactores nucleares de la planta. El edificio de contención que rodea el reactor de una planta de energía nuclear está diseñado para prevenir los posibles escapes radiactivos en caso de accidente. Otros dos reactores de la planta han tenido problemas de enfriamiento, dando lugar a una explosión y la destrucción parcial o total del edificio que rodea la contención. La caja de unidades 1 y 3 han sido dañadas, según las autoridades.

Pedido de ayuda
Antes de que se registrará este nuevo estallido, Japón pidió formalmente a los Estados Unidos y al Organismo Internacional de la Energía Atómica cooperación y el envío de expertos para controlar sus reactores, que colapsaron tras el terremoto del viernes pasado. “El gobierno japonés pidió formalmente la asistencia de los Estados Unidos para la cuestión del enfriamiento de plantas nucleares generado por el sismo y maremoto del 11 de marzo”, informó la Autoridad de regulación nuclear estadounidense (NRC). La agencia indicó que está considerando posibles respuestas al pedido, incluyendo proveer asesoramiento técnico, y recordó que ya había enviado a dos expertos en reactores a Japón, como parte de un equipo de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), y que “actualmente están en Tokio dando asistencia técnica“. El lunes, una doble explosión en el reactor número 3 de la central nuclear de Fukushima 1 alimentó aún más el temor de un desastre atómico en Japón, tras un sismo y tsunami que podrían haber dejado más de 10.000 muertos. Por su parte, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OEIA) también recibió el pedido de las autoridades asiáticas para el envío de una misión de expertos por los accidentes en algunas de sus plantas nucleares, declaró a la prensa Yukiya Amano, director general del organismo. En este momento se está hablando con Japón de los detalles, agregó Amano, que elogió los esfuerzos del país asiático por estabilizar la situación en sus reactores nucleares, fuertemente dañados tras el terremoto de magnitud 9,0 Richter del viernes. “Las corazas de seguridad aguantaron y la emisión de radiactividad es limitada”, indicó Amano.

Es muy poco probable que se convierta en algo como Chernóbil“, enfatizó. “Esto ha sido un accidente por un desastre natural sin precedentes, pero no resta fuerza al hecho de que necesitamos una fuente estable de energía como la atómica”, afirmó el jefe del OIEA. El especialista aseguró que “Japón y todos los Estados miembro pueden estar seguros de que todos los recursos a nuestra disposición están totalmente movilizados. Y así será hasta que se resuelva la crisis”. Sin embargo, el Pentágono reveló que 17 militares que participan en las labores de asistencia en Japón dieron positivo a “bajos niveles” de radiactividad y ordenó alejar temporalmente de la costa japonesa los barcos de la Séptima Flota, con base en Yokosuka. Los afectados son las tres tripulaciones de los helicópteros que estaban realizando tareas de socorro cerca de la zona de Sendai.

Francia cree que el peligro es mayor
Este lunes, el Gobierno francés dejó entrever diferencias con el nivel de gravedad que las autoridades japonesas han otorgado hasta ahora al incidente, que lo calificaron como de nivel 4 (“accidente con consecuencias de alcance local”) en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES). En cambio, la agencia nuclear francesa cree que el accidente ha alcanzado ya un nivel de 5 (“accidente con consecuencias de mayor alcance”), como fue calificado el de la central estadounidense de Three Miles Island, cercana a la ciudad de Harrisburg, en 1979; o incluso 6 (“accidente importante”). La escala INES tiene un máximo de 7 (“accidente grave”), que hasta ahora sólo ha alcanzado la catástrofe de Chernóbil (Ucrania) en 1986 y que, según los expertos, es muy diferente de la situación en Japón. Algunos especialistas consultados el domingo por El País de España señalaban que es normal que se haga una primera valoración prudente y ya daban por supuesto que el nivel de gravedad del accidente se elevará oficialmente en algún momento.

Tres reactores con problemas 
Los sistemas de enfriamiento de tres de los seis reactores de la central de Fukushima 1 están averiados y, por este motivo, se registraron explosiones en los reactores 1, 2 y 3, debido a reacciones químicas y no nucleares, según el OIEA.

En tanto, la empresa operadora de la central nuclear de Fukushima, Tepco, reconoció el peligro de fusión parcial del núcleo del reactor número 2.

Tokyo Electric Power (Tepco) indicó que las barras de combustible podrían haber registrado una fusión parcial a causa del sobrecalentamiento en ese reactor por un fallo del sistema de refrigeración, explicó la agencia local Kyodo.

La empresa también confirmó que hubo un momento en el que las barras quedaron totalmente expuestas al bajar el nivel del agua que las rodeaba, cuando la bomba que inyectaba el líquido al reactor se detuvo por falta de combustible. En esa situación, se produjo una situación de sobrecalentamiento que condujo a la posible fusión del núcleo, un proceso que puede provocar la liberación de una elevada cantidad de radiactividad.

Posteriormente los niveles de agua se recuperaron hasta cubrir 30 centímetros en la parte inferior de las barras. El portavoz del Gobierno, Yukio Edano, señaló en una rueda de prensa que ya se está inyectando de nuevo agua marina en el reactor, informó Lavanguardia.es.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) informó de que Japón comenzó a inyectar agua marina en el reactor 2 de Fukushima Daiichi para evitar un sobrecalentamiento del núcleo. “Las autoridades japonesas han informado al OIEA de que el reactor 2 de Fukushima Daiichi ha experimentado un descenso de los niveles del líquido refrigerante en el núcleo del reactor. Las autoridades han comenzado a inyectar agua de mar en el reactor para mantener la refrigeración”, explicó la organización en un comunicado difundido en Viena. Según la televisión nacional NHK, que cita fuentes de TEPCO, alrededor del lugar se ha detectado radiactividad, aunque no se han precisado los niveles. El descenso del nivel del agua se produjo pese a que apenas unas horas antes la empresa operadora había dado por finalizada la emergencia en éste y otro reactor de la planta. Horas antes de este accidente, la Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) advirtió de un incremento en los niveles de radiactividad de la central, situados por encima de los 500 microsievert por hora (unidad de medida para la radiación en el Sistema Internacional) habituales. Así, notificó una fuga de 751 microsievert y otra de 650 en dos puntos distintos de las instalaciones. La explosión se produjo dos días después de la ocurrida en el edificio del reactor número 1 de esa misma central, que con 40 años es la más antigua de la zona, y que causó heridas leves a tres empleados, según TEPCO.

Tenso toque de queda
De acuerdo con el portal español, un toque de queda tácito se ha impuesto en la ciudad japonesa de Fukushima que, a poco más de 60 kilómetros de su inestable central nuclear, vive hoy sumida en el silencio, entre constantes réplicas del seísmo y escasez de agua. Militares, personal de rescate, funcionarios y periodistas corretean por pasillos y oficinas en busca de las últimas noticias que llegan desde la costa, donde ciudades como Soma o Iwaki han sido prácticamente borradas del mapa. Sólo unos pocos supermercados permanecen abiertos y cada vez circulan menos coches ante la absoluta ausencia de combustible, reservado ya para los equipos de emergencia y convoyes especiales. Los helicópteros de las Fuerzas de Auto Defensa sobrevuelan la ciudad con mayor frecuencia y la atmósfera que se respira confirma que Japón vive días similares a los de la II Guerra Mundial. Las constantes réplicas ya no sorprenden a unos residentes refugiados en sus casas, sin agua corriente e incomunicada por la falta de transporte ferroviario, cuyo único consuelo es que ya no hay apagones de luz, al menos en el centro. Lo peor se encuentra en la costa azotada por el tsunami, convertida en un caos de lodo y escombros, donde poco a poco se extinguen las esperanzas de encontrar supervivientes y espera un largo trabajo de reconstrucción. La incertidumbre dio lugar a la desconfianza: algunos dudan de las informaciones que ofrece el Gobierno sobre el estado de la planta o el riesgo de fuga, pese a que la NHK y los expertos no paran de dar detalles sobre la naturaleza del reactor. Los oficiales de Policía se encogen de hombros si se les pregunta cuándo se normalizará la situación, mientras en las gasolineras los empleados, que se mantienen en su puesto para rechazar a los curiosos, ni siquiera saben si hay camiones cisterna de camino. Las únicas señales positivas las aportan algunas obras de reparación de infraestructuras, algunos autobuses públicos y el tímido recorrido de un tren de dos vagones por las maltrechas vías de Fukushima.

Fuente: OIEA