Un sendero manchado por violencia y corrupción conecta el oro venezolano con el mundo


1569877

UNA NUEVA INVESTIGACIÓN DESCUBRE cómo las fuerzas militares corruptas, las bandas venezolanas y la guerrilla colombiana se benefician de la falta de control gubernamental y se enriquecen con la minería ilegal y el tráfico de oro venezolano.

 El oro extraído por las manos de miles de mineros informales es explotado en el Arco Minero y el Parque Nacional Yapacana para luego ser traficado a través de la frontera con Colombia.

 El año pasado, Colombia exportó más oro del que produjo. Este es el primer indicador de lavado de oro. Después de borrar el origen sombrío, el oro es revendido a grandes corporaciones en Estados Unidos y Suiza.

 Los traficantes llevan los minerales venezolanos hacia Aruba y Curazao donde el origen real del oro es borrado. Cuando los metales preciosos llegan a los clientes internacionales, los documentos indican que se ha obtenido en alguna de las dos islas caribeñas.

Sin ningún inconveniente, aerolíneas reconocidas de transporte aéreo vuelan toneladas de oro desde el Caribe hacia los Países Bajos donde luego es llevado a las refinerías a lo largo de Europa y el Medio Oriente.

La investigación, que implicó un año de más de 200 entrevistas y cobertura en los estados Amazonas y Bolívar en Venezuela, Colombia, frontera colombo-venezolana e islas del Caribe neerlandés, es el resultado de una alianza periodística entre Infoamazonía (Brasil), Runrunes y Correo del Caroní (Venezuela), Miami Herald  (Estados Unidos) y De Correspondent (Holanda). El proyecto fue posible gracias a la Human Rights Foundation y contó con el apoyo del Fondo Holandés para Proyectos de Periodismo

Un sendero manchado por violencia y corrupción conecta el oro venezolano con el mundo


581

UNA NUEVA INVESTIGACIÓN DESCUBRE cómo las fuerzas militares corruptas, las bandas venezolanas y la guerrilla colombiana se benefician de la falta de control gubernamental y se enriquecen con la minería ilegal y el tráfico de oro venezolano.

 El oro extraído por las manos de miles de mineros informales es explotado en el Arco Minero y el Parque Nacional Yapacana para luego ser traficado a través de la frontera con Colombia.

 El año pasado, Colombia exportó más oro del que produjo. Este es el primer indicador de lavado de oro. Después de borrar el origen sombrío, el oro es revendido a grandes corporaciones en Estados Unidos y Suiza.

 Los traficantes llevan los minerales venezolanos hacia Aruba y Curazao donde el origen real del oro es borrado. Cuando los metales preciosos llegan a los clientes internacionales, los documentos indican que se ha obtenido en alguna de las dos islas caribeñas.

Sin ningún inconveniente, aerolíneas reconocidas de transporte aéreo vuelan toneladas de oro desde el Caribe hacia los Países Bajos donde luego es llevado a las refinerías a lo largo de Europa y el Medio Oriente.

La investigación, que implicó un año de más de 200 entrevistas y cobertura en los estados Amazonas y Bolívar en Venezuela, Colombia, frontera colombo-venezolana e islas del Caribe neerlandés, es el resultado de una alianza periodística entre Infoamazonía (Brasil), Runrunes y Correo del Caroní (Venezuela), Miami Herald  (Estados Unidos) y De Correspondent (Holanda). El proyecto fue posible gracias a la Human Rights Foundation y contó con el apoyo del Fondo Holandés para Proyectos de Periodismo