El colapso eléctrico convierte en catástrofe humanitaria lo que era crisis humanitaria


 ‪EN FOTOS |
Las imágenes del Patio 765 de Guri. Reportan explosión de transformador vital para la transmisión de energía.
Explosión quemó cableado fundamental y tableros. 

No los van a sacar del libreto del ataque terrorista. Van a insistir en ello. Para culpar a la oposición. Para culpar a Voluntad Popular. Para responsabilizar a Juan Guaidó. Para ir contra Leopoldo López. Para cercar el entorno de Guaidó. Y, si es posible, llegar hasta Guaidó, asumiendo el alto costo que ello representa.

 El discurso del ataque terrorista contra el Sistema Eléctrico Nacional les brinda la opción de mantener la polémica abierta contra los Estados Unidos, y la comprensión de Rusia y China, y por supuesto el respaldo de Cuba.

No van a reconocer que el problema es de estructura e infraestructura. Que es de mantenimiento. Que es por falta de personal especializado. Que es por falta de planes y estrategia. Que es porque no hay gerencia. Que es por la desidia. El primer gran apagón se produjo por el incendio que afectaron tres líneas de transmisión. Después el régimen salió raudo a cortar la maleza. Pero ya el mal estaba hecho. Este segundo gran apagón fue provocado por un incendio en el patio de máquinas de la represa Guri que aporta el 80% de la energía de Venezuela. Así lo reconoció el sindicalista Willy Rangel. El experto José Aguilar señaló que fue porque faltó el cambio de un repuesto. Eso confirma lo que KonZapata adelantó mucho antes: que ante la falta de planes de mantenimiento se coloca en riesgo un equipo estratégico porque no se tiene a mano una pieza. Según Aguilar, en este caso el repuesto existía. Ahora es peor la situación.

Sigue leyendo