Sin Desarme NO habrá Paz…


imagesld

 

Realmente por más vueltas que le doy al asunto no logro entender a qué juegan los políticos de este país (oficialistas y opositores). Ambos en sus discursos hablan de paz, tolerancia, respeto, justicia, no a la violencia, no a la impunidad, no al sectarismo y sobre todo Información a tiempo y veraz, libertad de expresión. Llamado a no politizar los problemas por los que estamos pasando: desabastecimiento, violencia y muerte, mala-ineficaz-ineficiente la gestión pública, sistema de salud inoperante, sistema educativo mediocre-esclavista y el más grave de todos la INSEGURIDAD que nos obliga a cumplir un toque de queda en nuestros hogares, si es que logramos llegar.

Señores se Educa (cambio de conducta) con el ejemplo. Los políticos opositores hablan de ilegalidad de quien ejerce el cargo de presidente, alegando su nacionalidad no venezolana… Dónde están las pruebas? Esta actitud resta seguidores, siembra dudas y para los que no somos políticos, sino ciudadanos comunes (la mayoría) incredulidad acompañado del irrespeto. Los políticos oficialistas desmienten la situación política, social y económica en destrucción casi que total del país… y señores los ciudadanos no somos ciegos, vivimos a diario las situaciones arriba descritas. Creen que evitando la INFORMACION de los medios de comunicación impresos, televisivos y la que circula por la red solucionan el problema… Pues no, porque los problemas los vivimos a diario.

En cuanto al discurso -ya rayadito- de que los medios y los opositores hasta un “muerto” lo politizan, me permito señalarles que fueron ustedes los que incitaron a estas acciones o prácticas cuando se agarraron la muerte del Ex Presidente -cual circo- manipulando, para que el dolor de sus seguidores les permitieran continuar en el poder a costa de lo que fuera; incluso sacrificando tanto a “Camaradas de inicio” haciéndolos a un lado como a los que les dicen enchufados. Si tanto amaron y aman a ese señor ¿Dónde quedó el respeto a su memoria?

En cuanto a la Bandera que hoy enarbolan -La de la Paz y Conciliación- cabe la pregunta que se hacen millones de venezolanos: ¿Han determinado las causas de la violencia que vive el país?, ¿elaboraron ya, no un proyecto, sino un Plan que nos permita respirar en paz?, ¿se está ejecutando ese plan con responsabilidad? Y ahora la pregunta de la 70.000 lochas… ¿Qué están haciendo los señores y señoras del alto gobierno venezolano, los cuales cito a continuación y no por capricho sino porque es de su competencia cumplir con sus responsabilidades, ellos son:

Nicolás Maduro… Desconozco su Cargo?

Diosdado Cabello Presidente de la Asamblea Nacional

Luisa Ortega Díaz   Fiscal General de la República

Iris Varela  Ministra de Asuntos Penitenciarios

Miguel Rodríguez Torres, Ministro de Interior y Justicia

Comisario José Gregorio Sierralta, Jefe del CICPC

General Manuel Gregorio Bernal Martínez, Director del Sebin, para proceder al desarme de la población que vive al margen de la ley (reos) cumpliendo condena; a los grupos antes denominados Círculos Bolivarianos, que en vehículos, motos, con franelas y gorras del Psuv, azotan las ciudades sin que nadie se atreva a decirles ni pio, a los políticos que usando un lenguaje soez, violento, provocador aparecen en cadena nacional insultando, denigrando, mal poniendo a quien se les da su gana y cuando algún afectado osa responderle en el mismo tono o peor sale la Ortega amenazando con seguirles juicio. ¿Es qué el ostentar el cargo que tienen les otorga ese derecho? Ustedes son servidores públicos, ¿Están haciendo su trabajo?

Ya no se puede esperar más, su tiempo terminó

El pueblo es el llamado a salvar al Pueblo

Sin desarme no habrá Paz

Demandamos un Plan de Desarme Inmediato y Efectivo

#sindesarmenohaypaz

#Leydeldesarmeya

 

 

10 hábitos de las personas altamente miserables


24053

 

“Nada es miserable a menos que pienses que lo es; por otro lado, nada trae felicidad a menos que estés dispuesto a recibirla.”-Boecio

El imperativo de nuestros días es claro: disfruta. Esto es patente en la publicidad y virtualmente en cualquier espacio de la sociedad de consumo en la que vivimos. Disfrutar se ha vuelto sinónimo de bienestar, y si no disfrutas, puede que necesites ir al psiquiatra, o cuando menos, sentirte miserable respecto a tu propia vida.

¿Pero qué pasa si no queremos ni disfrutar ni tener una vida plena, tranquila, con el afecto de algunas personas y seguridad en nuestra forma de vida? La psicoterapeuta Cloe Madanes ha hecho un interesante ejercicio de psicología inversa y se ha propuesto remarcar algunos hábitos de la gente altamente miserable, es decir, de aquellas personas que, lejos de disfrutar la vida en sus pequeños y grandes asombros y placeres, se dedican a hacérsela miserable, tanto a ellos como a los que tienen la mala suerte de estar en torno suyo.

Y es que ser miserable, lo que se dice auténticamente miserable, es un trabajo de tiempo completo: una forma de arte, incluso, si observamos con atención, notaremos el cuidado con que las personas se convierten en verdugos de sí mismas. No hace falta que existan guerras en nuestro entorno, enfermedades y hambrunas: la imaginación humana es capaz de hacer la existencia más próspera un auténtico calvario, un valle de lágrimas, para utilizar la conocida imagen cristiana.

He aquí algunas sugerencias que sin duda harán de tu vida una experiencia insufrible para ti y para los que te rodean:

1. Ten miedo de perder tu trabajo 

El apremio económico puede generar miseria en las condiciones materiales de la vida, pero aunque tengas un trabajo estable y agradable puedes ponerle un poco de sabor a la vida quejándote todo el tiempo de lo que haces (hablaremos de las quejas más adelante), además de temer perderlo. El mercado laboral siempre está fluctuando y no sabemos cuándo nuestra cabeza será la siguiente en la guillotina. Repetirte tus errores constantemente, actuar de manera servil o francamente hipócrita con tus compañeros o simplemente imaginar lo que será morir de hambre en las calles cuando te despidan es una práctica diaria que requiere toda tu angustia.

2. Practica el aburrimiento

Las personas miserables suelen tener un aura de sabelotodos: nada los asombra, y lo que asombra a los demás debe ser rápidamente denunciado como lo que es, una copia burda de algo más. Cultivar el sentimiento de que todo es predecible, de que todo ya ha sido hecho por alguien más, de que el tedio es insufrible, puede hacerte ver a tus propios ojos como una persona culta que ha agotado todas las formas de asombro (sin mencionar que, dejando el asombro fuera de tu vida, nunca estarás en riesgo de verte expuest@ a que algo maravilloso te ocurra).

3. Adopta una identidad negativa

Si no sabes por dónde empezar puedes asumir algún diagnóstico físico o mental y vivir de acuerdo a él: si estás deprimido vuélvete una Persona Depresiva; si te sientes ansioso, vuélvete una Persona Ansiosa. Simplemente deja que tu diagnóstico condicione todos los aspectos de tu existencia y lograrás vivir como un convaleciente, con todas las ventajas que aporta: la gente estará preocupada constantemente por tu frágil estado, y en vez de ser una persona compleja, con días buenos y malos, puedes dar por descontado que incluso los días buenos serán pocos si tu identidad negativa comienza a tomar el control.

4. Discute por cosas tontas

No hablamos de un debate filosófico sino de un asunto de poder: para las personas altamente miserables, tener la razón es más importante que dialogar con el otro para encontrar una verdad común o un terreno de interlocución. Es especialmente útil cuando estás en una relación de pareja, pues el otro siempre manifiesta pequeños detalles que son suficientes para arruinarle el día a los que quieren ser miserables. Discutir es un inmejorable sustituto del amor, pues las constantes peleas erosionarán un afecto mutuo que de otro modo podría crecer y volverse imprevisible y, por tanto, peligroso.

5. Desconfía de las intenciones de los demás

Uno nunca sabe si un comentario, un halago o una pregunta que nos hacen no es en realidad un insulto o una forma velada de humillación. La gente altamente miserable siempre está pendiente de lo que los otros no dicen, más que de lo que dicen efectivamente. Esto puede complementarse con el chisme: no hay nada más miserable que hablar de las segundas intenciones de los demás cuando éstos no están escuchando. Se sabe que, eventualmente, la gente miserable está tan sola que termina relacionándose únicamente con personas tan miserables como ellos mismos (y desconfiando de ellos también, claro).

6. Evita la gratitud a toda costa

La gratitud puede ser el elemento común de todas las vías religiosas, y algo que inmediatamente te ayude a ver lo positivo dentro de las situaciones negativas. Es por eso que debes evitar sentir gratitud a toda costa: nunca digas gracias, por ejemplo: la gente a tu alrededor tiene la obligación de servirte por tus evidentes dotes en (coloca aquí el talento que nadie te reconoce), y sólo un idiota creería que hay tal cosa como “bendiciones”: la vida (eso lo saben mejor que nadie los miserables de corazón) es sufrimiento en la antesala de la muerte. ¿Qué hay que agradecer en ello?

7. Si todo falla, culpa a tus padres

En cierto sentido, una persona miserable es un niño en busca de afecto. Pero ese niño puede aprender también que sus errores no son suyos (y por tanto no hacerse responsable por ellos), sino que sus defectos y fallas son culpa de quienes nos criaron: los padres. No eres tú quien decide cada día el curso de tu propia existencia, sino que estás sobredeterminado por los errores de crianza de tus padres. Repite lo anterior varias veces al día y terminarás odiándolos verdaderamente (y nada mejor para una persona miserable que el odio gratuito).

8. No disfrutes de los placeres de la vida

¿Música, comida, paisajes naturales, arte? Esas son cosas superficiales para gente tonta que no sabe nada de la vida. Las personas altamente miserables saben que todo placer es transitorio y, de alguna forma, egocéntrico, pues son una distracción que no puede nunca compensar el miserable estado del mundo actual. Nada mejor que recordarse constantemente que el mundo es un lugar horrible, lleno de pobreza, enfermedad y devastación para echar a perder cualquier momento de placer.

9. Glorifica o sataniza el pasado

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor, pero el pasado también es el lugar de las oportunidades perdidas, desperdiciadas o ignoradas. Si algún día experimentas placer con el estado actual de tu vida, recuérdate cuando no tenías dinero, cuando te divorciaste, cuando te despidieron de algún trabajo o te pusieron una mala nota en la escuela, sin importar que hayan pasado 20 años. “Los malos recuerdos son para siempre”, podría ser un buen eslogan para tener a la vista en cualquier situación.

10. Quéjate. Quéjate. Quéjate

Las personas miserables saben que la crítica podría abrir un fecundo espacio de diálogo: por eso se esfuerzan en permanecer en los lindes de la queja, que no es sino la expresión de su fascinante mente maestra para hallar algo negativo en cualquier situación. Las quejas funcionan también como recordatorios valiosos que los demás siempre estarán dispuestos a escuchar de ti: piensa que no hay nada más fascinante que escuchar a alguien quejarse sobre la política, el clima, sus relaciones o su trabajo. Por otra parte, quejarse tiene la ventaja de hacerte perder la oportunidad de generar en tu vida los cambios que podrían hacerte una persona menos miserable, además de ser un hábito que puede realizarse a solas o acompañado.

 

Porque mirar hacia el pasado… Cuando la vida está frente a nosotros


reflexionescortas

La vida solo son momentos algunos buenos otros no tanto, lo importante es saber vivir esos momentos y darles nuestra mejor cara, hay que aprender de cada perdida, de cada triunfo pero sobre todo hay que saber levantarnos y acompañar esa experiencia de  reflexiones cortas que serán el recuerdo de aquel momento.

Por eso te presentamos las 10 mejores reflexiones cortas para cada momento de tu vida.

1. Reflexiones cortas de oportunidad. ”La oportunidad no se presenta en la rutina diaria, ni a quienes ven la vida de color gris, es como una franca sonrisa en un rostro desconocido” - Anónimo.

2. Reflexiones cortas de optimismo.” Una persona optimista al enfrentar un problema sabe separar la parte que lo beneficia dejando de lado aquella que lo perjudica”- Anónimo.

 3. Reflexiones cortas de destino. “Nuestro destino no es donde estamos ahora, si no donde estaremos mañana después de haber vivido el ahora…”- CanciónXti.

 4. Reflexiones cortas de belleza. “La vida del ser humano es como la hierba del campo que florece por las mañana mas cuando llega la tarde su belleza se marchita y todo se desaparece”- Zantiago.

 5. Reflexiones cortas de perdón. “El día que tu aprendas a perdonar tus propios errores, podrás perdonar a quien más te ha herido, y comprenderás que tal vez más daño hiciste tú y ese alguien aún no te ha perdonado”- Anónimo.

 6.Reflexiones cortas de carácter. “El carácter no se desarrolla en la serenidad y la tranquilidad. Solo a través de experiencias de sufrimientos podemos fortalecer el alma, aclarar nuestra visión, obtener inspiración para nuestras ambiciones y alcanzar el éxito”-Anónimo.

 7.Reflexiones cortas de amor. “Los hombres más capaces de pensar sobre el amor son los que menos lo han vivido; y los que lo han vivido suelen ser incapaces de meditar sobre él”- José Ortega Y Gasset.

8. Reflexiones cortas de cambio. “Para cambiar tu vida por fuera debes cambiar tú por dentro. En el momento en que te dispones a cambiar, es asombroso cómo el universo comienza ayudarte, y te trae lo que necesitas”- Louise Hay.

 9. Reflexiones cortas de recuerdos. “¿Por qué aguardas con impaciencia las cosas? Si son inútiles para tu vida, inútil es también aguardarlas. Si son necesarias, ellas vendrán y vendrán a tiempo” -Amado Nervo-.

 10. Reflexiones cortas de inicio.  “Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré”

-Gabriel García Márquez-

ACTUALIZACIÓN DE ENERGÍA.


969141_3100001276382_861316037_n

 

La ausencia de juicio sobre uno mismo (la paciencia con uno mismo) es fundamental ahora. Estamos en un tiempo donde la energía de la 3ª dimensión se está colapsando cada vez más. Y la 4ª dimensión está en fase preliminar de pruebas. Esto quiere decir muchas cosas.

Un gran cambio de energía y entre otras cosas un cambio cerebral. Quiere decir que cada vez es más difícil actuar desde el hemisferio izquierdo (la voluntad, la lucha…).

El hemisferio derecho (lo femenino, la entrega, la rendición…) está en fase de activación completa y esta es parte de la jugada de esta limpieza-iniciación de mayo 2013 (el gran portal de eclipses de mayo, que comenzó el 25 de abril, luna llena, 1er eclipse de luna y que es la iniciación más importante del 2013, aparte del 2º portal de eclipses que se producirá en las lunas de octubre/noviembre).

Por eso ahora, puesto que la vieja energía del ego (3 primeros chakras) está dejando de ser operativa, la acción en la tierra produce ahora tanta fricción, como la mayoría de nosotros estamos experimentando.

La vieja 3ª dimensión sigue funcionando por inercia, en medio del caos y simplemente estamos experimentando con lo nuevo, sin haber todavía tomado la maestría de estar allí, funcionando desde un lugar completamente nuevo (aunque muy antiguo) para nuestra mayoritaria experiencia – el fluir y la creatividad desde “el ahora”, desde la energía del Ser, del Espíritu que actúa a través de nosotros.

Estamos en un auténtico momento de transición, por eso todo parece tan indeterminado, tan “aleatorio”- Por eso es tan difícil para nuestra mente en estos momentos entrar en acción, y por eso los resultados de nuestras acciones son tan inciertos, materializándose de una forma muy poco segura, unas veces un resultado, otras veces otro, independientemente de que la intención inicial estuviese alineada con nuestro ser interno.

Todo este escenario es una auténtica “recolocación” de energías a nivel global e individual, y supone el estar afrontando en la mayoría de los casos, situaciones de auténtica confusión, desorientación, caos, puesto que nuestros viejos esquemas, nuestras viejas formas a todos los niveles, nuestra vieja historia personal, está simplemente deshaciéndose.

Como siempre, es la Fe y la Entrega al Espíritu, al Gran Espíritu, Dios Padre/Madre, a nuestro Ser Crístico, lo que nos salva de todo este aparente caos, para que en vez de dolor y sufrimiento, podamos situarnos en la experiencia de la dicha y la felicidad, que cuánticamente, crea más dicha y más felicidad (aunque hemos aprendido y estamos acostumbrados a justo lo contrario).

El gran portal iniciático de mayo 2013 – Portal de eclipses 25 de abril-25 de mayo 2013. ¡Estamos en un Emparedado de Eclipses!.

Permite que tu corazón sepa que eres perfecto


images25

 

Se como la  semilla germinando y creciendo

con la luz del sol capaz de transformarte y ser luz

Procedemos de la luz y vamos hacia ella.

 Puede que no seas consciente de ello, puede que ni siquiera lo hayas soñado —que eres perfecto—, que nadie puede ser otra cosa,  que el estado de Buda es el centro exacto de tu ser, que no es algo que tiene que suceder en el futuro, que ya ha sucedido. Es la fuente de la que tú procedes; es la fuente y también la meta. Procedemos de la luz y vamos hacia ella.

Pero estás  profundamente dormido, no sabes quién eres.

No es que tengas que convertirte en alguien, únicamente tienes que reconocerlo, tienes que volver a tu propia fuente, tienes que mirar dentro de ti mismo.

Una confrontación contigo mismo te revelará tu estado de Buda.

El día que uno llega a verse a sí mismo, toda la  existencia se ilumina.

Eres perfecto. Ya sé que puede parecer presuntuoso, puede parecer muy hipotético, no puedes confiar en ello totalmente. Es natural. Lo comprendo. Pero permite que se deposite en ti como una semilla.

El primer hito del camino de la autodependencia es el propio amor, como lo llamaba Rousseau, el amor por uno mismo. Esto es, mi capacidad de quererme, lo que a mí me gusta llamar más brutalmente el saludable egoísmo y que abarca por extensión la autoestima, la autovaloración y la conciencia del orgullo de ser quien soy.

Quizás pensemos que no hay egoísmo sano… pero si lo hay.

Dice Bucay “Si yo hiciera cosas por vos, no podría seguir siendo autodependiente. No dependería de mí, sino de lo que necesitas de mí”. Surgirían en el otro la mentira, la traición la deslealtad y yo…

 Entonces… quizás… poco a poco me vaya volviendo dependiente.

Y si me encuentro siendo dependiente, bueno sería que revise esto.

Si soy dependiente, entonces hay permisos que no me puedo conceder.

Y si hago esto debe ser porque no me creo valioso o no me quiero lo suficiente.

Jamás hago cosas por los demás. Suena muy egoísta… porque es un discurso egoísta.

Lo que pasa es que éste no es el egoísmo mezquino y codicioso que estamos acostumbrados a pensar… Es el egoísmo de aquellos que se quieren suficientemente como para saber que son valiosos… y que tienen cosas para dar. Sin que lleguemos a la idea de poca o nada con la solidaridad.

Hay dos posturas filosóficas que son bien opuestas. Una, que cree que el ser humano es malo, cruel, dañino, perverso, y que lo único que espera es una oportunidad para poder complicar al prójimo y sacarle lo que tiene. Y otra que dice que el ser humano es bueno, noble, solidario, amoroso y creativo, y que, por ende, si lo dejamos en libertad de ser quien es descubrirá lo que hay que descubrir, y descubriremos que finalmente se volverá el más generoso y leal de los animales de la creación.

Porque en libertad puedo elegir ser solidario aunque sepa que, en realidad, no lo hace por el otro sino por él mismo.

La solidaridad y la no solidaridad son confundidas

muchas veces con el egoísmo.

La idea de que si yo soy egoísta no voy a pensar en nadie más que en mí es la idea de creer que tengo un espacio limitado para querer, una capacidad limitada para amar a alguien, y que entonces, si lo lleno de mí, no me queda espacio para los demás.

Esta idea no sólo es absurda, sino que además es absolutamente engañosa. No hay una limitación en mi capacidad de amar, no tengo límites para el amor, y por lo tanto tengo capacidad para quererme muchísimo a mí y muchísimo a los demás. Y de hecho, desde el punto de vista psicológico, es imposible que yo pueda querer a alguien sin quererme a mí.

El que dice que quiere mucho a los demás y poco a sí mismo miente en alguno de los dos casos. O no es cierto que quiera mucho a los demás, o no es cierto que se quiera poco a sí mismo.

El amor por los otros se genera y se nutre, empieza por el amor hacia uno mismo. Y tiene que ver con la posibilidad de verme en el otro.

Aquella idea tan ligada a las dos religiones madre de nuestra cultura, la judía y la cristiana, “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, es un punto de mira, un objetivo de máxima.

No es amarás “más” que a ti mismo.

Es amarás “como” a ti mismo.

Esto es lo máximo que uno puede pretender.

Hay dos maneras de querer ayudar al prójimo.

El autor del presente libro las llama las de ida y las de vuelta. En lo personal yo las llamo las aprendidas y las libres.

En el caso de la aprendidas tendremos la solidaridad por: el miedo (ayudo por miedo a que me pase a mí), la culposa (ayudo cuando me acuso de dar gracias que eso no me esté pasando a mí), la de inversión (ayudo apoyado en la ley de la compensación que dice si das te será devuelto multiplicado), la obediente (ayudo siguiendo la enseñanza del hogar sostenida en el que hay que compartir) y la de “hoy por ti mañana por mí” (ayudo porque si algún día me toca a mi serán solidarios conmigo); estas solidaridades no tienen nada de altruista. La solidaridad libre es aquella que doy sin esperar nada y pensando que dar no significa quedarse vacio, solo se queda vacio aquel que nada tiene para dar, la solidaridad es la posibilidad de verme como igual ante el otro.

Qué… porqué somos dependientes?


Robin Williams como Peter Pan

Robin Williams como Peter Pan

 

El bebé humano recién nacido es el ser vivo más frágil, dependiente y vulnerable que existe en la creación. Cualquier otra criatura viva, desde los unicelulares hasta los animales más avanzados, tiene una pequeña posibilidad de sobrevida cuando nace si no está la mamá o el papá para hacerse cargo. Un bebé humano no tiene ni siquiera una posibilidad en un millón, es absolutamente dependiente.

La solución que la naturaleza encontró para resolver esta dependencia absoluta de los humanos fue crear una relación donde difícilmente los padres puedan abandonar a los hijos. El instinto o el amor (prefiero pensar en el amor) nos lleva a sentir a estos “cachorros” como parte de nosotros; dejarlos sería una mutilación, sería como decidir renunciar a una parte de nuestro propio cuerpo.

Pero este mecanismo no sólo aporta seguridad, también genera problemas. A los padres esto no nos resulta nada fácil. Porque nunca es fácil ser el carcelero y el libertador. Esta sensación de que el otro es una prolongación mía puede ser muy buena para ese bebé en los primeros tiempos, motivándome a cuidarlo y protegerlo; porque en realidad el hijo fue concebido desde los deseos de los padres y por lo tanto la decisión es producto de una vivencia bastante autorreferencial.

Un día, a los trece años, mi hijo Demián, pesca en casa un libro de psicología y se pone a leerlo. Entonces viene y me dice:

¿Es verdad que los hijos somos producto de una insatisfacción de los padres?”… y me di cuenta que el libro tenía razón. Es este deseo insatisfecho —educado, pautado cultural o personalmente— lo que nos motiva a tener hijos. Los hijos nacen por una decisión y un deseo nuestros, no por un deseo de ellos.

Y a los padres nos cuesta.

Queremos retenerlos, eternizar el cordón que los une a nosotros.

Contamos para eso con la experiencia, el poder, la fuerza, el dinero y, sobre todo, el saber.

Porque siempre creemos que sabemos más que ellos.

—Papi… papi… Estuve con Huguito, que viene de pelearse con su papá…

—¿Y por qué se peleó con su papá?

—Porque el papá de Huguito dice que él sabe más que Huguito…

—Sí… hijo. El papá de Huguito sabe más que Huguito.

—¿Y cómo sabes vos, si no lo conoces al papá de Huguito?

—Bueno, porque es el padre, hijo, y el padre sabe más que el hijo.

—¿Y por qué sabe más que el hijo?

—Y… ¡porque es el papá!

—¿Qué tiene que ver?

—Bueno, hijo, el papá ha vivido más años… ha leído más… ha estudiado más… Entonces sabe más que el hijo.

—Ah… ¿Y vos sabes más que yo?

—Sí.

—¿Y todos los padres saben más que los hijos?

—Sí.

—¿Y siempre es así?

—Sí.

—¿Y siempre va a ser así?

—Sí, hijo, ¡siempre va a ser así!

—¿Y la mamá de Martita sabe más que Martita?

—Sí, hijo. La mamá de Martita sabe más que Martita…

—Decime papá, ¿quién inventó el teléfono?

El padre lo mira con suficiencia y le dice:

—El teléfono, hijo, lo inventó Alexander Graham Bell.

—¿Y por qué no lo inventó el padre de él que sabía más?

¿Será cierto que sabemos más que nuestros hijos?

A veces sí y a veces no.

En el mejor de los casos, intentamos capacitar a nuestros hijos para entrenarlos a resolver problemas que nunca van a tener. Porque van a tener otros… ¡que nosotros ni siquiera pudimos imaginar!

Los padres no vamos a vivir en el mundo de nuestros hijos. Nosotros hemos vivido en el nuestro.

Suceden cosas muy interesantes en el mundo en el que vivimos:

“los chicos vienen cada vez más inteligentes” “Los chicos nacen más maduros”

Ingenuamente, los padres siempre creemos que sabemos más acerca de las cosas que les convienen a nuestros hijos, qué es lo mejor para ellos.

A veces es cierto, pero no siempre.

Más allá de la estimulación, el material genético transmitido de padres a hijos también lleva información de aprendizaje.

Una parte del conocimiento adquirido en la vida se transmite a los hijos. Este material genético heredado conlleva información adicional que el hijo no tenía.

Ahora es como un enano subido a los hombros de un gigante. Es un enano, pero ve más lejos.

Pero… ¿Cómo no conservar actitudes de aquellos que fuimos —digo bebes, niños, adolescentes y adultos— si en realidad siguen viviendo adentro de nosotros y no los podemos negar?

Seguimos siendo los adolescentes que fuimos, los niños que fuimos, los bebés que fuimos.  Anidan en nosotros los niños que alguna vez fuimos. Pero… Estos niños pueden hacernos dependientes.Cuando esto sucede, la única solución es que alguien, un adulto, se haga cargo de mí. Hay un adulto en nosotros cuando somos adultos. Él, y no otro adulto, se hará cargo del niño que hay en mí.

Esto es autodependencia.

“Autodependencia”


“En un bosque se bifurcaron dos caminos,

y yo… Yo tomé el menos transitado. Esto marcó

toda la diferencia.”

 

Robert Lee Frost

418307_185022464941131_148147968628581_284512_1472146592_n

 

Y un día me anime a dejar de pelearme conmigo, a dejar de buscarme en situaciones exteriores y personas que no hacían más que ayudarme a perder aun mas profundamente en sus propias ilusiones, en sus dramas, en sus miedos, que yo vivía como propios porque no sabía que tenía una enorme conciencia que me llenaba por completo y tampoco comprendía para que estaban esas personas delante de mis ojos, me di cuenta que yo proyectaba y creaba todo en mi experiencia y que en mi mundo el poder y la grandeza eran míos y nadie podía arrebatármelos..

Y un día me atreví a vivir mi vida, a abrazarme, a cuidarme, a dejar de abandonarme al mejor postor a cambio de alguna miasma de amor, no volví a criticarme, ni a exigirme, ni a hacer nada que no tenga que ver con lo que deseo…..me deslice por otro camino, nunca antes transitado por mi y abandone el miedo, la desdicha, la tristeza, los diálogos mentales, las quejas, las estrategias, las interpretaciones, los viejos patrones de conducta que jamás me dieron paz, pude ser honesto y decir Basta!!!!! y solo me entregue a un universo increíble, lleno de aventuras, de sorpresas, de saltos de frecuencia y vibración…

Si!!!  Vibraba diferente, reaccionaba diferente, deje de ser una persona predecible para saltar a la incertidumbre de todos los días empezar desde quien soy hoy… jamás volví a usarme como referencia de mi actual estado…. desde mi limite y mis nuevas elecciones, apostaba por mí como nunca antes lo había hecho, confiaba plenamente en mí mismo y en mi accionar, deje las teorías de otros y me puse a escribir mi propia historia sobre bases fundamentadas en mi propio corazón.

 

El proceso fue intenso, rico, de un sentir muy fuerte, no todo lo experimentado es para compartir, esos son secretos y experiencias conmigo mismo, ya que mi propia relación conmigo es increíble, de mucha compañía, todo lo que no era real se diluyo, mi personalidad o lo que yo creí que podía vender como “YO” comenzó a morir de a poco, ya no era el títere de las circunstancias manejado a merced de mi infelicidad, comencé a ser titiritero de mi conciencia, creando, manifestando, ayudándome en todo y el personaje que había inventado para sentirme protegido, porque ya no tenia nada que defender, no me importaba ni la opinión ni la proyección de nadie, eso es libertad, puedo estar con todos porque no necesito a nadie, entonces no hay negociaciones, ni carencias, solo me relaciono por el amor, para compartir amor, no hay una búsqueda de salva vidas, o bastones que ya no necesito, solo reflejo mi amor por mí en todos mis vínculos y eso es lo que recibo todo el tiempo….., solo quiero estar en mi, conmigo, en mi paz y desde esos hechos contagiar a quien quiera escuchar que puede crearse una vida única basada en el auto respeto, en la propia valoración, en el amor incondicional por todos los seres.