Mi norte es vivir…


1560591_10151888499951479_261695523_n

Perdonar no es olvidar, es recordar sin que te duela. Pero llegar a ese punto no es cosa rápida ni fácil en algunas ocasiones, pero tampoco imposible, y deshacernos de la carga emocional y del dolor que nos causan las heridas de quienes nos han decepcionado, traicionado o herido, es todo un proceso. Viví muy de cerca las consecuencias de no proponerse a sanar las heridas emocionales… Era YO o el   Alzheimer. Olvidar aun los momentos difíciles es morir y opte por vivir. Hoy estoy en paz, tomo de la vida el mejor fruto sin apedrear ningún árbol.  

ME CONCEDO


425840_495138987172193_86695224_n

 

1.- Me concedo a mí mismo el permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de creer que debo esperar a que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.

2.- Me concedo a mí mismo el permiso de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar.

3.- Me concedo a mí mismo el permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene.

4.- Me concedo a mí mismo el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo mismo los precios de esos riesgos.

5.- Me concedo a mí mismo el permiso de buscar lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien más me de el permiso para obtenerlo.

Estos cinco permisos esenciales condicionan nuestro “ser persona”.

“El camino de la Autodependencia”
JORGE BUCAY