La Incoherencia de Piqué… Hinchas de la selección española arremetieron contra Gerard Piqué por su postura sobre el referendo separatista de Cataluña…


pique_multa600_reuters

El defensa central del F.C. Barcelona Gerard Piqué tuvo un recibimiento hostil por parte de los aficionados presentes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas por su postura frente al al referendo separatista ilegal de Cataluña, mientras se llevaba a cabo el primer entrenamiento de la selección española que definirá la clasificación del equipo para el Mundial de Rusia 2018.

Entre abucheos contra el jugador de 30 años se alcanzan a escuchar cánticos como “Piqué, cabrón, fuera de la selección” y “Piqué, España es tu nación” en los cuales los fanáticos rechazaban el apoyo del catalán al referendo separatista celebrado el domingo.

Anteriormente, luego del encuentro del Barça disputado ante el Las Palmas a puerta cerrada el primero de octubre en el Camp Nou, Piqué aseguró que “si el entrenador o cualquier persona de la federación cree que soy un problema, no tengo ningún problema en dar un paso al lado y dejar la selección antes del 2018”, mientras su voz se cortaba por la dureza de sus declaraciones.

“Creo que puedo seguir jugando en la selección porque creo que hay muchísima gente en España que está en total desacuerdo con los actos que han sucedido en Cataluña durante el 1 de octubre y que de verdad creen en la democracia”, explicó entre lágrimas el jugador del Barcelona.

Por otro lado, el jugador del Real Madrid C.F Sergio Ramos también fue cuestionado por el polémico tuit publicado por ‘Geri’ el pasado 28 de septiembre en el cual invitaba a los catalanes a “expresarse pacíficamente” y a no dar excusas hasta el día de la elección, a lo que el ‘4’ del equipo merengue contestó que “quizá no sea la mejor manera de expresarse por todas las cosas que se han hablado”. Sin embargo, aclaró que “cada uno es libre de expresar sus ideas, pensamientos y es respetable. Otra cosa es que el tuit le venga bien o no”.

Piqué publicó en sus redes sociales una fotografía luego de haber votado en la jornada electoral del domingo e invitó a los ciudadanos a seguirlo comentando que “juntos somos imparables defendiendo la democracia”.

DLC4Z_yX0Acbixu

 

 

El problema catalán: causas, creencias y aspiraciones. La unión hace la fuerza. Ahora: Los Catalanes tienen el derecho de decidir fortalecer la República Española o de la mano de los politiqueros de oficio dejarse llevar en caída libre a la desgracia.


6a00d8341bfb1653ef01b7c8e5c41a970b-550wi

Desde hace casi ya siete años la siempre compleja inserción de Cataluña en España ha conocido una sucesión de iniciativas y réplicas que pone sobre la mesa un creciente alejamiento, una incomprensión e, incluso, un rechazo que no habíamos visto desde los años treinta del siglo pasado. Esta situación se está prolongando demasiado y no se atisban iniciativas creíbles para abordarla. Antes bien, predominan posturas que proporcionan explicaciones rápidas y fáciles que permiten soluciones inmediatas, pero la complejidad del asunto exige una lectura más sosegada. La razón aconseja saber mejor lo que piensan los demás.

Con este fin ordenamos y exponemos datos ciertos sobre lo que piensa la sociedad catalana, y ello tan lejos de la pasión como de la interpretación interesada de los actores políticos. Son ocho pinceladas que ayudan a explicar las opiniones de los ciudadanos de Cataluña sobre el proceso soberanista, de acuerdo con las sucesivas encuestas conocidas.

La coincidencia y estabilidad de los datos refuerza su valor como radiografía de la situación y ponen de relieve la fortaleza del sentimiento identitario y el agotamiento del modelo autonómico y de relaciones actuales con el Estado, pero también las limitaciones que las aspiraciones independentistas tienen en el conjunto de la sociedad catalana y el escepticismo respecto al éxito del proceso.

Cataluña cuenta con un espacio público y de debate político propio y diferente del resto de España

El sistema de medios informativos interno propio de Cataluña aporta un espacio público que ayuda a configurar un debate político propio en el que se conforma una opinión mayoritaria que no siempre coincide con la del resto de España. Esto ayuda a crear una agenda privativa con problemas y cuestiones de interés diferente, de modo que los órganos de decisión política situado en Madrid, así como la opinión pública con proyección estatal, son ajenos al diagnóstico que proporcionan los encuestados en Cataluña.

Teniendo en cuenta que el 80% de la población accede a la información política a través de la televisión, tiene un enorme significado que el 47% de los televidentes, el 60% de los oyentes de radio y el 76% de los lectores de prensa escrita accedan a una información elaborada en la Comunidad y con poca o nula presencia de los cuatro diarios publicados en Madrid.

Un efecto de este panorama informativo es que el número de encuestados a quienes les interesa mucho o bastante la política española es del 43%, mientras que el interés por la política catalana asciende hasta el 55%, un dato que indica desatención y ajenidad, por no hablar de dificultad para encontrar temas de debate compartido. Igualmente, un amplio sector valora las elecciones al Parlament de Cataluña como más importantes que las elecciones al Congreso de los Diputados.

La mayoría de los ciudadanos opta por una identificación colectiva dual, catalana y española, pero también la mayoría tiene la certeza de que Cataluña es una realidad específica en España

De forma predominante se asume una identificación colectiva compartida catalana-española, en sus tres grados de preferentemente española, preferentemente catalana e igual, y que sorprendentemente supera a la opción independentista. Esta realidad continúa hoy día, a pesar de que en los últimos años se haya reducido sensiblemente, pues en enero de 2010 era del 78% y ahora es del 62%.

Este dato convive con otro significativo: los encuestados que optan por identificarse como predominante o exclusivamente catalana son el 48%, cuando en enero de 2010 eran el 46% y en octubre de 2012 llegó al 58%.

La sociedad catalana ha asumido una visión optimista del presente y del futuro de Cataluña, que contrasta con una opinión pesimista de España

La valoración de la situación política y económica de Cataluña es mucho más positiva que la de España: el 85% de los encuestados opina que la situación política de España es mala, muy por encima del 61% que opina que la situación política de Cataluña es mala. Los que consideran que la situación económica de España es mala o muy mala son el 77%, mientras que los que opinan que la situación económica de Catalunya es mala o muy mala son el 66%.

Además, se repite la creencia de que la situación política de Cataluña será mejor dentro en uno o dos años e incluso los abstencionistas son más optimistas cuando se les pregunta por el futuro de Cataluña y de España. Esta percepción impulsa la opción independentista.

La independencia despierta una mayoritaria expectativa de mejora de las condiciones de vida o, al menos, de mantenimiento de las actuales. La suma de estas dos alternativas supone el 59%, frente al 31% que considera que las condiciones de vida empeorarían en caso de independencia.

En este clima de confianza, la mayor parte de la población encuestada no cree muy probable la inmediata salida de una Cataluña independiente de la Unión Europea: el 50% lo cree poco o nada posible, mientras que el 40% lo ve seguro o muy probable.

 Y en coherencia con este contexto optimista, la valoración que los ciudadanos tienen del Gobierno catalán es menos mala que la valoración del Gobierno central. La valoración negativa de la actuación del Estado alcanza el 84%, frente al 52% que valora negativamente la actuación del Gobierno de la Generalitat. Los motivos de esta actitud parecen indicar que en las actuales circunstancias no se relaciona la actuación de los Gobiernos con los resultados de las políticas que impulsan o practican. O visto de otra manera, en el escenario catalán actual la opinión pública juzga más a los políticos que a sus políticas.

La desconfianza y rechazo del Estado español se intensifica notablemente cuando se refiere al Partido Popular

El primer partido en resultados electorales en España, el Partido Popular, es visto como una opción alejada por el 82% de los encuestados: el 68% lo considera muy distinto y el 14% como bastante distinto. Este rechazo está muy por encima del que despierta C´s (67%) o el PSC (52%). Es una percepción coincidente con la que se tiene del Partido Conservador en Escocia y que se oyó en el referéndum de 2014 como un argumento más en favor de la independencia.

Es claramente mayoritaria la insatisfacción con el actual régimen autonómico, aunque la alternativa independentista no logra destacarse por encima del 50%

Desde hace ya bastantes años existe una mayoría que se declara insatisfecha con el nivel de autonomía alcanzado. En marzo de 2006 era el 58%, ahora es el 63% y tras la Sentencia del Estatuto llegó al 66%. Entre octubre de 2012 y noviembre de 2013 superó el 70% y llegó al 73% en junio de 2013, con ligero descenso desde entonces.

A la vista de esta desconfianza, la forma de organización territorial preferida es la del Estado independiente, con un 40%. La suma de esta opción y del 23% de encuestados que optan por la federalista suponen una mayoría destacada de catalanes que desean ir más allá del actual sistema autonómico, con el 63 %. Destaca, además, el elevado porcentaje de indecisos, con un elevado 8% de encuestados que no saben o no contestan.

La opción independentista es la primera desde junio de 2012, cuando se produce el verdadero cambio de opinión, pocos meses después de la victoria electoral del PP y no tanto tras la Sentencia de 2010. El dato más elevado fue del 48,5% en noviembre de 2013.

Este sentimiento independentista ha crecido en los últimos años, de modo que el 20% que declara ser independentista de toda la vida ha quedado superado por un 25% que dice haberse vuelto independentistas en los últimos años.

Los motivos para optar por la independencia se basan en razones identitarias, pero también se justifica por que supondría mejores condiciones de vida y mayores beneficios. En concreto, los tres motivos a favor de la independencia serían la capacidad y deseo de autogestión económica, la mejora de Cataluña, el sentimiento de incomprensión y ganar capacidad de decisión.

La suma de estos motivos de índole económica que asocian la independencia con la prosperidad se acerca al 60%. La suma de motivos identitarios o relacionados con el incremento de poder de decisión política suman algo más de ese 60%.

En el lado contrario, el principal motivo por el que los ciudadanos votarían en contra de la independencia es destacadamente el deseo de preservar la unidad de España, que es del 29% en noviembre de 2014. En segundo lugar se mencionan motivos identitarios y en tercer lugar la creencia de que no sería positivo para Cataluña o porque simplemente se estima inviable.

La sociedad catalana demuestra una fuerte desconfianza e insatisfacción con la actuación del Estado

Una sólida mayoría, que en junio de 2012 era del 75%, cree que la gestión tributaria debe corresponder a la Generalitat, que la solidaridad interterritorial es excesiva y que el Estado desatiende las necesidades de Cataluña en inversión.

Todos estos datos indican que una clara mayoría de los encuestados probablemente considera un mal negocio la integración de Cataluña en España. La pregunta de la solidaridad interregional es reinterpretada en junio de 2011 y se pregunta directamente si sería suficiente la recuperación de los 16.735 millones de euros en que se cuantifican los impuestos pagados por Cataluña a España, a lo que el 60% responde favorablemente.

En la misma línea, en junio de 2015 el 79% de los encuestados está totalmente o más bien de acuerdo con que el dinero recaudado en Cataluña y que no regresa es excesivo. Por todo ello, las relaciones financieras entre Cataluña y el Estado son consideradas mayoritariamente como injustas.

Es más, esta opinión también está muy arraigada entre votantes de ICV (76%) y del PSC (72%), e incluso tienen llamativos porcentajes entre los votantes de C´s (45%), mientras que tan sólo los votantes del PP mantienen en su mayoría una opinión contraria (28%).

En especial, se aprecia una fuerte insatisfacción por las inversiones que el Estado impulsa y lleva a cabo en Cataluña, pues existe un 50% de encuestados que, directamente, cree que las decisiones del Gobierno español en materia de infraestructuras perjudican a Cataluña.

La sociedad catalana percibe el referéndum como un acto de justicia y como el ejercicio de un derecho democrático

Como resultado lógico de la aceptación de la identidad colectiva diferenciada de Cataluña y de su consideración como nación, la existencia de un demos es tácitamente apoyada de forma clara y, por lo tanto, lo es también el derecho a expresar su voluntad de permanecer o no en España, que casi alcanza al 80%.

La alta consideración del derecho a decidir también se aprecia cuando se valora la reacción del Estado ante el proceso soberanista, ya que es mayoritaria la idea de que en España no existe democracia porque no se permite votar en Cataluña (56%) o que juzgar a un político por consultar a los ciudadanos es un atentado contra la democracia (46%). También merece resultados dudosos la afirmación de que el respeto a la ley es la base de la democracia, lo que concita importantes opiniones en sentido contrario.

Existe un fuerte escepticismo respecto a la posibilidad de acuerdos con el Gobierno, pero también respecto del resultado final del proceso soberanista y una escasa esperanza de que Cataluña alcance la independencia

La opinión pública catalana no espera demasiado del Gobierno central, y esto probablemente aporta solidez al deseo independentista. Es más, predominan los que no ven nada probable que el Gobierno ofrezca un acuerdo, con el 39%. Como quiera que el 33% piensa que es poco probable, la suma de estas dos posturas supone el 72% de los encuestados. En el lado contrario, el 18% piensa que el acuerdo es bastante o muy probable y el 10% no sabe o no contesta. En este punto el escepticismo cada vez es mayor, ya que en octubre de 2014 la suma de las dos primeras opciones era del 64%.

Esto no es obstáculo para que la mayoría de los votantes crean que se habría de aceptar una posible oferta del Gobierno, e incluso la aceptación de la oferta de diálogo supera el 50% entre los votantes de la CUP (50%) y JxSí (63%).

Sólo el 18% de los encuestados cree que el proceso finalizará con la independencia de Cataluña. Y resulta llamativo que, a pesar de las fuertes dudas, la opción más extendida es la que cree que finalizará con algún tipo de acuerdo (44%), mientras que el 28% cree que se abandonará por falta de apoyo social suficiente. Es decir, parece que la persistencia de la situación actual no es impedimento para que la creencia en un acuerdo razonable sea aún la opción que en primer lugar eligen los encuestados.

A todos los países que hoy humillan a los venezolanos


banderas-america-venezuela

Abril 4, 2017

El siguiente texto fue publicado por Charlie González en el grupo de Facebook Inmigrantes en Panamá y nos pareció relevante publicarlo acá ya que expresa la visión de un venezolano que vive en Venezuela sobre los hechos de xenofobia y racismo de los que han sido víctimas muchos venezolanos en diferentes países de América Latina:

Esto es para todos los países que hoy humillan a mis hermanos venezolanos; con esto deseo refrescar sus memorias, cuando el Loco de Hitler invadió Europa y creó el caos de la 2da Guerra Mundial el hambre se apoderó del Mundo, la miseria, la muerte y la desolación eran la moda.

Había un país en Sudamérica llamado Venezuela donde todos los extranjeros venían en busca de pan, techo y paz con la Fe de tener una vida nueva, aquí en mi país consiguieron todo eso, incluso los israelitas que venían huyendo del holocausto Nazi encontraron en Venezuela la tierra Prometida en la que fluye leche y miel, el Edén del Señor.

Mientras otros países les cerraban las puertas por temor a una agresión militar por parte de Hitler, aquí llegaron barcos, buques repletos de mujeres, niños y hombres y el gobierno de Venezuela no tuvo miedo de recibirlos, se les dio techo, trabajo, y una vida digna, los italianos huyendo de Benito Mussolini.

Los alemanes que hasta una colonia entera se les regaló como la Colonia Tovar que queda ubicada en el estado Aragua, los franceses venían por miles a Venezuela corriendo de la guerra, los polacos, los antiguos soviéticos, en fin nunca este país abandonó a un extranjero sumergido en dolor, hambre o miseria.

Ahora quiero hacer hincapié a los Siguientes Países: COLOMBIA, ECUADOR, PERÚ, PANAMÁ ,y CHILE: ¿por qué menciono estos países?, pues por la sencilla razón del incremento humillante con que veo el atropello hacia mi gente, mi sangre bolivariana, a tal punto que desde sus congresos han decretado no recibir más venezolanos que van en busca de un alivio financiero y solución a sus problemas.

Esas cosas yo como venezolano aún no las vivo en carne propia, pero no me voy de mi país porque lo amo; en fin, sigo en dirección de mis pensamientos:

CHILE: Hermanos chilenos, les recuerdo que cuando el dictador General Pinochet los estaba matando de hambre durante casi dos décadas ¿a dónde venían muchos de ustedes a vivir en busca de pan, techo y trabajo? La respuesta es Venezuela donde hicieron vida y nunca salió un decreto del congreso de mi País expulsando a los chilenos.

COLOMBIA: Hermanos colombianos les recuerdo que después que mataron a Eliécer Gaitán han vivido 57 años de guerrilla, con muerte destrucción y hambre, y a ¿dónde han venido ustedes a vivir? La respuesta es Venezuela; donde cinco millones de colombianos hacen vida.

La mitad de su guerra interna se les volvió una narcoguerra imparable que se sustenta con ventas de narcóticos a países como Estados Unidos, sin olvidar que hemos hecho mantenido por décadas a CUCUTA suministrando GASOLINA, ALIMENTOS, LÍNEA BLANCA, REPUESTOS, TRABAJO Y MEDICINAS, y nunca aquí en Venezuela ha salido un decreto del Congreso de la República o Asamblea dictando o prohibiendo el ingreso de Colombianos a Venezuela como ya ustedes lo han hecho solo porque ahora entre comillas si tienen plata.

PANAMÁ: Hermanos Panameños cuando el loco del General Noriega los estaba matando de hambre durante los 80 ¿a dónde venían ustedes? Al único país más rico del mundo: Venezuela, y aquí ustedes consiguieron trabajo, comida, casa, hicieron vida y no había leyes de inmigración venezolanas humillándolos y diciendo fuera de aquí malditos panameños, aquí nunca se les cerró las puertas a ustedes, como lo están haciendo ustedes ahora con nuestros hermanos venezolanos solo porque tienen un puerto y han convertido en paraíso fiscal para muchos corruptos y esto es para su propia reflexión.

ECUADOR: Hermanos ecuatorianos que durante décadas han vivido dictaduras y durante el gobierno consecutivo del Dr Jose Velasco Ibarra quien dejó al Ecuador en la peor basura del hambre, miseria donde mataban por un pedazo de pan, ¿a donde venían muchos de ustedes buscando ayuda para trabajar, comer, y tener paz? Pues aquí en Venezuela y nunca mi país sacó un decreto de ley para expulsar a los ecuatorianos de aquí y ahora tenemos mis hermanos venezolanos en situación de calle porque su país no les da empleo y los aborrecen como si fuera lo peor del mundo. En el cielo está El Señor mirando estas injusticias con estupor.

PERÚ: Hermanos del Perú les voy hablar corto como historiador, durante el año 1980 ustedes estaban sumergidos bajo la sombra oscura de los grupos terroristas y guerrilleros como Sendero Luminoso y Tupac amaru, con una hiperinflación del 1700%, y aún en la década de los 90 con Alberto Fujimori, quien es japonés, por cierto, la crisis cada vez era peor, ¿a dónde venían ustedes en busca de ayuda? A Venezuela, y nunca mi país los humilló, aquí todos los peruanos hicieron vida con comida empleo y paz, nunca el congreso sacó una ley para perseguirlos y sacarlos de mi país.

Así que concluyo, mi país es el más rico del mundo: Petróleo pesado, extrapesado, liviano, extraliviano, gas natural, minería, la gasolina más económica, por menos de un dólar llenas tu tanque del carro o coche; agua dulce como ningún otro país tiene, y sin más que agregar, tenemos las mujeres más bellas del planeta para tener hijos hermosos y sanos, dejen de humillarnos porque esto que estamos viviendo en cualquier momento se termina y vamos a recoger a toda nuestra gente humillada a que vuelvan a su país, su hogar, su patria. Muy pronto seremos a todo dar VENEZUELA.

Charlie González

Un juego rudo; Por Marianella Salazar


The unprecedented performance of Nicolás Maduro and his accomplices, who always boasted of being the most anti-imperialist on the planet, now react with extreme caution, asking President Trump for cocoa instead of his usual visceral responses. From Bush to Obama, all the presidents of the United States received a barrage of insults and insults peppered with vulgarities, however, with Donald Trump, who has demonstrated willingness to corner the Venezuelan government, giving green light to the sanctions of the Treasury Department against Officials of Maduro’s government, the reaction has been prudent, silent, even childish, advising Mr. Trump to “open their eyes because they are imposing policies against Venezuela,” that only shows fear, fear of reprisals, that one Of these days Trump rises with one of its intemperances and orders not to buy more Venezuelan oil and there, ay papá!, The thing turns ant color because the United States is the only partner that pays cash, it is not doing chimbos exchanges like The Russian military junk, or the disposable junk from China.
Trump, with his face of a slaying slayer, is the bad guy in the film, he does not look anything like that thin, thin but very fine, very “bold” and arrogant, like Obama, who according to the former Undersecretary for Hemispheric Affairs , Roger Noriega, “blocked sanctions against Chávez leaders allegedly involved in drug trafficking and promoted dialogue that weakened the Venezuelan opposition,” which would explain Thomas Shanon’s visits as a special envoy. President Trump follows another diplomatic strategy, involving other countries of the continent, directly poses to his colleagues in the hemisphere the need for the Venezuelan government to respect democratic principles and demands the freedom of more than 100 political prisoners, receives the Venezuelan opposition In the White House, as he did with the wife of prisoner of conscience Leopoldo López, calls for the restoration of elections and wants a democratic government through a negotiated transition. Trump is determined to achieve this and has been willing to corner the regime. It’s a rough game.
For now, Maduro responded to Trump’s request to immediately release Leopoldo López with the final sentence of the Supreme Court of Justice, now will come the counterattack of the State Department: more sanctions, more emblematic names that unveil the network of corruption and drug trafficking In Venezuela. In the regime there is a commotion, that is why Zapatero returns to pay very well-paid services of “lifeguards”, to try to prevent that Maduro falls in the muladar of history, like the Egyptian Hosni Mubarak, that governed Egypt by 30 years and He was arrested after mass protests; Or Libyan dictator Muammar Gaddafi, who after 42 years in power was executed in the street by an angry mob.
Maduro, like so many other dictators, bluntly announces that there will be no more elections in Venezuela until he can win them, despite having a minority of 12% of the population, he wants to hoard power, banning political parties, ignoring the Assembly And systematically violating the Constitution. If regional leaders do not remain oblivious to our tragedy, the regime will have no other to capitulate, as did the African dictator Yahya Jammeh, who recently abandoned power after intense negotiations and military threats. If freedom could reach the Gambia, why not the Africanized and martyred Venezuela?

Español

No deja de sorprender la actuación inédita de Nicolás Maduro y sus cómplices, que siempre se jactaron de ser los más antiimperialistas del planeta y ahora reaccionan con extrema prudencia, pidiendo cacao al presidente Trump, en vez de sus acostumbradas respuestas viscerales. De Bush a Obama, todos los presidentes de Estados Unidos recibieron una andanada de insultos y denuestos salpicadas de vulgaridades, sin embargo, con Donald Trump, que ha demostrado disposición para arrinconar al gobierno venezolano, dando luz verde a las sanciones del Departamento del Tesoro contra funcionarios del gobierno de Maduro, la reacción ha sido prudente, silenciosa, hasta infantil, al aconsejar a Mister Trump que “abra los ojos porque le están imponiendo políticas en contra de Venezuela”, eso solo demuestra pavor, miedo a represalias, a que uno de estos días Trump se levante con una de sus intemperancias y ordene no comprar más petróleo venezolano y allí, ¡ay papá!, la cosa se pone color de hormiga porque Estados Unidos es el único socio que paga cash, no anda haciendo intercambios chimbos como el de las chatarras militares rusas, ni el de cachivaches desechables de la China.

Trump, con su cara de matarife espelucado, es el malo de la película, no se parece en nada a ese negrito fino, fino pero muy fino, con mucha “ciricuntancia” y sin arrogancia como Obama, que según el ex subsecretario para Asuntos Hemisféricos, Roger Noriega, “bloqueó sanciones contra líderes chavistas presuntamente involucrados en el narcotráfico y promovió el diálogo que debilitó a la oposición venezolana”, lo que explicaría las visitas de Thomas Shanon como enviado especial. El presidente Trump sigue otra estrategia diplomática, que involucra a otros países del continente, plantea directamente a sus colegas del hemisferio la necesidad de que el gobierno venezolano respete los principios democráticos y exige la libertad de más de 100 presos políticos, recibe a la oposición venezolana en la Casa Blanca, como hizo con la esposa del preso de conciencia Leopoldo López, pide la restauración de las elecciones y quiere un gobierno democrático a través de una transición negociada. Trump está empecinado en lograrlo y se ha dispuesto a acorralar al régimen. Es un juego rudo.

Por ahora, Maduro respondió a la solicitud de Trump para liberar de inmediato a Leopoldo López con la sentencia definitiva del Tribunal Supremo de Justicia, ahora vendrá el contrataque del Departamento de Estado: más sanciones, más nombres emblemáticos que develaran el entramado de corrupción y narcotráfico en Venezuela. En el régimen hay una conmoción, por eso Zapatero regresa a prestar sus servicios muy bien remunerados de “salvavidas”, para tratar de impedir que Maduro caiga en el muladar de la historia, como el egipcio Hosni Mubarak, que gobernó Egipto por 30 años y cayó preso después deprotestas multitudinarias; o del dictador libio, Muamar Gadafi, que después de 42 años en el poder terminó ejecutado en plena calle por una turba enfurecida.

Maduro, como tantos otros dictadores, anuncia sin rubor que no habrá más elecciones en Venezuela hasta que pueda ganarlas, a pesar de tener consigo a una minoría de 12% de la población, quiere acaparar el poder, ilegalizando partidos políticos, desconociendo a la Asamblea Nacional y violando sistemáticamente la Constitución. Si los líderes regionales no permanecen ajenos ante nuestra tragedia, al régimen no le quedará otra que capitular, como hizo el dictador africano Yahya Jammeh, que abandonó recientemente el poder después de intensas negociaciones y amenazas militares. Si la libertad pudo llegar a Gambia ¿por qué no a la africanizada y martirizada Venezuela?