Concubinato público… La Traición


1476849175997

Por: Marianella Salazar.

Nunca la sociedad venezolana estuvo tan desamparada. Es una realidad que impacta al mundo entero, alarmado ante una crisis sin precedentes que comenzó a permear de manera dramática hacia América y Europa, identificando al venezolano del siglo XXI como víctima de una dictadura criminal, pero que al mismo tiempo, también lo es de una dirigencia opositora incompetente y cómplice.

Una de las grandes tragedias en la Venezuela actual es presenciar el concubinato público y escandaloso entre el régimen y parte de la dirigencia opositora. Debe resultar asombroso para quienes desde el exterior han ejercido acciones sin precedentes contra la dictadura, como el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en conjunto con presidentes en ejercicio del hemisferio, así como de España, Francia, Reino Unido, Alemania y más de 45 países que se plantaron en contra de la ANC. De igual manera, el grupo de ex presidentes reunidos en IDEA, en particular, los que estuvieron como veedores en la consulta popular del pasado 16J, cuando la Asamblea Nacional convocó a a ejercer el artículo 350 de la Constitución y desconocer el CNE fraudulento. Ha sido vergonzoso, por decir lo menos, que los ex presidentes –Pastrana, Fox, Quiroga y Chinchilla– hayan aceptado la invitación de la MUD para participar como testigos de un hecho sin precedentes como el plebiscito y luego pretendan silenciar su reclamo al observar con asombro la inacción cómplice de la AN, y lo que es peor, la voluntad de cohabitar con un régimen corrupto, asesino y fraudulento con miras a las elecciones regionales.

Disidencia opositora

El patético discurso desde el Teatro de Chacao del secretario general de Acción Democrática, el pasado 17 de julio, hablando de elecciones primarias, dejó claro que el concubinato existente persigue mantener la ubre de la cual viven y se financian los partidos políticos: alcaldías y gobernaciones. Es más que sospechoso que tengan más de una década convirtiendo rotundos éxitos en derrotas estruendosas, incluso un triunfo como el del 6 de diciembre de 2015, sin que se haya cumplido un solo mandato para los que fueron electos los diputados hace casi 2 años.

La vieja política, clientelar, ya desgastada, ve emerger su propia disidencia, como sucede en el chavismo. En ese contexto ubico el contundente mensaje al país y el llamado a la reflexión en la MUD, emitido la semana pasada por el alcalde metropolitano Antonio Ledezma, en el que reclama al liderazgo no haber cobrado la victoria del 16 J, cuando recibió el dictado para conformar un gobierno de unidad nacional.

Ledezma sabía que no aguantarían la pedida de elecciones regionales, ignorando olímpicamente que el organismo electoral que las convoca es el mismo que el pasado 30J acaba de cometer “el fraude electoral más escandaloso de la historia”, por eso hizo un llamado urgente y oportuno, antes que la desesperación en la calle impusiera salidas desconcertantes y aplaudiera irrupciones militares, como las del Fuerte Paramacay, en Valencia.

Alguien con el coraje y la sindéresis de Ledezma debe canalizar la indignación, impotencia y desesperanza que sentimos los ciudadanos. También se infiere –por sus declaraciones– que el inhabilitado gobernador Capriles Radonski, víctima de acuerdos tras bastidores MUD-PSUV, asumirá más tarde o temprano su disidencia, si continúa exigiendo acciones políticas de mayor envergadura a una protesta que a casi cuatro meses solo ha reportado más de cien inocentes asesinados, miles de heridos y detenidos que no entregaron sus vidas, ni arriesgaron su libertad para que entre gallos y medianoche se llegara a unos acuerdos electorales que el régimen no respetará.

 

Mañana nos jumamos a Venezuela… Plebiscito 16J… DESPIERTA VENEZUELA… Es duro este msj, pero totalmente real


Si el régimen logra aplicar la constituyente y termina de acabar el país no será culpa de los ladrones de guardia nacional o policía nacional, no será culpa de las sátrapas del CNE, no será culpa de las maricas de las fuerzas armadas que temen hacer algo, no será culpa del fascista partido de gobierno, mucho menos de la MUD o la OEA.
Si logran terminar de cagar el país habrá un solo culpable…TÚ.
TÚ, que en medio de este peo andas pendiente de viajecitos y fotos como si vivieras en Holanda.
TÚ, que crees que viendo globovisión y redes sociales vas a hacer algo.
TÚ, que estás esperando que se prenda el peo pero nunca participas.
TÚ, que aplaudes a los que se arriesgan por ti pero eres incapaz de siquiera brindarles agua.
TÚ, que crees que lo de la constituyente no es un peo personal tuyo.
TÚ qué crees que tu país se limita a tú casa o al trabajo.
TÚ, que por miedo te encierras como si eso va impedir que el gobierno te joda.
TÚ que desde afuera solo mandas apoyo digital pero eres incapaz de pararte frente a una embajada.
TÚ que tienes miedo a perder el carguito del ministerio como si eso te alcanzará.
TÚ que pareciera que vivieras en FAR FAR AWAY la tierra de Shrek.
TÚ Y SOLO TÚ SERÁS EL RESPONSABLE DE QUE SE JODA EL PAÍS. TÚ Y SOLO TÚ PORQUE LOS MALOS EN ESTE PAÍS NO LLEGAN AL 10% SIGNIFICA QUE ES LA INDIFERENCIA DEL OTRO 90% LO QUE HACE POSIBLE TANTA MALDAD.
No permitamos que nos pase como a los cubanos que llevan 59 años pagando con su libertad esa indiferencia y antiparabolismo. Tampoco creas que no te va a tocar a ti.
DESPIERTA VENEZUELA

preguntas-plebiscito-16-julio-venezuela

Democracia ≠ Dictadura? Hibrido del siglo XX


121897

 

¿EN DICTADURA SE VOTA?

Pueden haber elecciones en dictadura, pero no puede haber democracia donde la gente pierde el derecho a elegir. No es un simple juego de palabras, los regímenes autoritarios de hoy le han dado un nuevo matiz al modelo de dictadura clásica del siglo XX. Pudiéramos decir que se han renovado dentro de todo lo arcaico que por naturaleza representan y lo han hecho usando las garantías y libertades que la misma democracia ofrece.

A diferencia de hace sesenta años, en la actualidad no es posible aislarse completamente del mundo. Además, dependiendo del grado de megalomanía del dictador, muchas veces será más importante la opinión que de él tienen en exterior que la que se deja escuchar en su propio país. Por eso vemos la tendencia de invertir tanto en poderosos lobbies en organismos multilaterales, por eso compran lealtades y silencios en exterior. Se llama delirios de grandeza, esperan convertirse en objeto de culto y adoración, en dioses sin ser inmortales.

En sus orígenes, los neo-dictadura cuentan con gran respaldo popular, por eso adoptan la vía plebiscitaria, habrá elecciones cuando toca y si no toca las inventan. La idea es revestirse de legitimidad de origen y construir un relato victorioso alrededor del líder único: nadie le gana, nadie lo derrota, la gente lo ama. Es un proceso que va a la par de la restricción paulatina de derechos y el desmantelamiento del Estado.

Cuando desde adentro la oposición prende las alarmas y las pocas voces que se atreven a denunciar desde el exterior se levantan, siempre la respuesta será: Aquí se vota y eso no pasa en dictadura.

Hasta cierto punto dejan que la gente se exprese, pero escogiendo selectivamente casos ejemplarizantes, como diciéndole a todos ¡Cuidado con lo que dices, puedes ser el próximo! Y así pasa básicamente en todos los ámbitos de la sociedad, si los apoyas te irá bien, si los enfrentas te ganas tu cupo en la cárcel.

Hay que tener algo muy claro, mientras más débiles, más se acercarán al concepto clásico de dictadura. Aumentará la presencia militar en las funciones de gobierno y de control social, permitirán cada vez menos la crítica, suplantando la realidad por la propaganda y eligiendo su propia oposición política, inhabilitando y persiguiendo al resto.

Finalmente, cuando se han hecho del poder absoluto, han dinamitado las instituciones y las han colocado al servicio del caudillo, cierran el círculo. Pasan a la etapa donde medirse solo es una opción cuando se creen populares y si ese momento no llega, sencillamente no hacen más elecciones.

Realidad conocida o no, el resultado puede depender en muchos casos de los ciudadanos, solo basta ver cómo hasta los más poderosos se han desmoronado frente a la unidad y determinación de sus pueblos.

@Brianfincheltub

Dieciocho años de atraso, por Claudio Fermín


Chavismo

Hace dieciocho años el chavismo inició su gobierno. Sucedieron al Movimiento al Socialismo y a Convergencia, quienes con Caldera a la cabeza administraron el país los cinco años precedentes al triunfo electoral de Chávez.

Dispusieron de una nueva Constitución que creaba las condiciones ideales para alcanzar los retos que se habían propuesto para hacer la revolución.

La Asamblea Constituyente que sirvió de marco para la aprobación de la Constitución cambió el poder judicial, juez por juez. También cambió la conformación del Consejo Supremo Electoral que pasaría a llamarse Consejo Nacional Electoral y a estar dirigido por rectoras en vez de conformado por representantes de los partidos políticos.

Cambios operaron por igual en la Contraloría General de la República y en la Fiscalía. Convocaron nuevas elecciones en lo que se dio en llamar la relegitimación de los poderes y el chavismo obtuvo mayoría en la nueva Asamblea Nacional, en las gobernaciones y en las Alcaldías.

Con todo el poder transcurrieron diecisiete años hasta que este año 2016 se instaló una Asamblea Nacional en la que el chavismo está de minoría después de perder las elecciones del pasado 6 de diciembre.

Ese control institucional blindado ha servido para que la Contraloría se haga de la vista gorda con el saqueo de las arcas públicas y para que el Tribunal Supremo de Justicia de piso jurídico a grotescas violaciones de la Constitución y de las leyes.

Dinero tampoco les faltó. Impusieron el impuesto al valor agregado y crearon impuestos disfrazados de tasas para evadir el debate parlamentario. El Seniat anuncia cada año, con bombos y platillos, records de recaudación y esa fiesta propagandística ha dejado constancia de jugosos ingresos.

Por más de diez años el barril de petróleo se vendió por encima de los cien dólares y los demás años a setenta, ochenta dólares, más de siete veces lo que cuesta producir cada barril.

Ha sido un mandato sin interrupción, dieciocho años continuos. Han tenido, pues, tiempo, recursos financieros y apoyo institucional absoluto.

Sólo faltó capacidad y probidad en quienes se ataron a un modelo totalitario que suprimió libertades económicas y políticas, dando por resultado la ruina de hoy.

@claudioefermin