Concubinato público… La Traición


1476849175997

Por: Marianella Salazar.

Nunca la sociedad venezolana estuvo tan desamparada. Es una realidad que impacta al mundo entero, alarmado ante una crisis sin precedentes que comenzó a permear de manera dramática hacia América y Europa, identificando al venezolano del siglo XXI como víctima de una dictadura criminal, pero que al mismo tiempo, también lo es de una dirigencia opositora incompetente y cómplice.

Una de las grandes tragedias en la Venezuela actual es presenciar el concubinato público y escandaloso entre el régimen y parte de la dirigencia opositora. Debe resultar asombroso para quienes desde el exterior han ejercido acciones sin precedentes contra la dictadura, como el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en conjunto con presidentes en ejercicio del hemisferio, así como de España, Francia, Reino Unido, Alemania y más de 45 países que se plantaron en contra de la ANC. De igual manera, el grupo de ex presidentes reunidos en IDEA, en particular, los que estuvieron como veedores en la consulta popular del pasado 16J, cuando la Asamblea Nacional convocó a a ejercer el artículo 350 de la Constitución y desconocer el CNE fraudulento. Ha sido vergonzoso, por decir lo menos, que los ex presidentes –Pastrana, Fox, Quiroga y Chinchilla– hayan aceptado la invitación de la MUD para participar como testigos de un hecho sin precedentes como el plebiscito y luego pretendan silenciar su reclamo al observar con asombro la inacción cómplice de la AN, y lo que es peor, la voluntad de cohabitar con un régimen corrupto, asesino y fraudulento con miras a las elecciones regionales.

Disidencia opositora

El patético discurso desde el Teatro de Chacao del secretario general de Acción Democrática, el pasado 17 de julio, hablando de elecciones primarias, dejó claro que el concubinato existente persigue mantener la ubre de la cual viven y se financian los partidos políticos: alcaldías y gobernaciones. Es más que sospechoso que tengan más de una década convirtiendo rotundos éxitos en derrotas estruendosas, incluso un triunfo como el del 6 de diciembre de 2015, sin que se haya cumplido un solo mandato para los que fueron electos los diputados hace casi 2 años.

La vieja política, clientelar, ya desgastada, ve emerger su propia disidencia, como sucede en el chavismo. En ese contexto ubico el contundente mensaje al país y el llamado a la reflexión en la MUD, emitido la semana pasada por el alcalde metropolitano Antonio Ledezma, en el que reclama al liderazgo no haber cobrado la victoria del 16 J, cuando recibió el dictado para conformar un gobierno de unidad nacional.

Ledezma sabía que no aguantarían la pedida de elecciones regionales, ignorando olímpicamente que el organismo electoral que las convoca es el mismo que el pasado 30J acaba de cometer “el fraude electoral más escandaloso de la historia”, por eso hizo un llamado urgente y oportuno, antes que la desesperación en la calle impusiera salidas desconcertantes y aplaudiera irrupciones militares, como las del Fuerte Paramacay, en Valencia.

Alguien con el coraje y la sindéresis de Ledezma debe canalizar la indignación, impotencia y desesperanza que sentimos los ciudadanos. También se infiere –por sus declaraciones– que el inhabilitado gobernador Capriles Radonski, víctima de acuerdos tras bastidores MUD-PSUV, asumirá más tarde o temprano su disidencia, si continúa exigiendo acciones políticas de mayor envergadura a una protesta que a casi cuatro meses solo ha reportado más de cien inocentes asesinados, miles de heridos y detenidos que no entregaron sus vidas, ni arriesgaron su libertad para que entre gallos y medianoche se llegara a unos acuerdos electorales que el régimen no respetará.

 

El día en que Escarrá llamó a la rebelión cívica tras polémica reforma constitucional de Chávez


En el presente su conciencia solo costò  unos millones de dolares. Traicionando su tierra y su juramento como Constitucionalista.

Escarrá explica detalladamente el artículo 350 e insta a los venezolanos a aplicarlo. 

El día de ayer la oposición por fin logró dar el gran paso de activar el artículo 350 y así entrar en desobediencia civil, pues de alguna u otra manera tienen que buscar la forma de salir de esta Invasión Extranjera.

Hermann Escarrá es de los pocos políticos que han sabido explicar claramente el artículo 350. En este viejo video se le puede escuchar convocando a la gente en la calle para restaurar la democracia, y sacar al régimen y a los cubanos que han invadido Venezuela.

Lo normal sería que todos compartamos este vídeo hasta el cansancio, a pesar de que ya tiene algunos años, en tiempos en los que Escarrá buscaba ganarse un lugar en la oposición, en el que se ganara un buen fajo de dólares, pero como no fue así, meses después de hacer este vídeo se convirtió en uno de los chaburros más tercos.

Este vídeo deja claro una vez más que todos los políticos que están dentro del régimen son comprados, falsos, mentirosos y engañan a sus propios seguidores. En esa ocasión Escarrá hacía este llamado contra la “camarilla” que acompañaba a Hugo Chavez, y advertía que había llegado la hora de restaurar la democracia. justo ahora, este individuo quiere que desaparezca este vídeo, pero por el contrario, tenemos que retwitearlo, publicarlo, postearlo, compartirlo, enviarlo y exhibirlo en todos los medios posibles.

Blades a Maduro “Pablo Pueblo no actuó como un emperador, como lo hace usted”


“¿Qué quiere decir al llamarme “Pablo Rico”? El asunto no es determinar quién es rico o no; el asunto es determinar si esa riqueza se obtuvo en base a la infelicidad de otros, o de forma deshonesta. Pablo Pueblo jamás vivió en el palacio en el que vive usted, ni existió rodeado de lujos, ni actuó como un emperador, como lo hace usted… ¿con el dinero suyo?.”, así respondió el cantante Rubén Blades al presidente venezolano, Nicolás Maduro, luego de que éste afirmara el último martes que el panameño ha negado sus raíces y traicionado sus convicciones.

Yo soy Pablo Pueblo, Rubén Blades, ¿oíste? Y tú ya no sé si eres Pablo Rico, ahora, y te olvidaste de tus raíces”, dijo Maduro en la cadena estatal venezolana de televisión rechazando las críticas de Blades ante la represión violenta de las manifestaciones en Venezuela.

“Por ahí anda rondándome el tiburón imperialista y tú ahora como que vienes a alentarlo para que se trague a Venezuela. Rubén Blades, lo lamento que niegues tus raíces con las cuales nos educamos los jóvenes de los 70 y los 80 que hoy hacemos revolución en América Latina y no hemos traicionado nuestras propias raíces y nuestras propias convicciones desde donde nos levantamos”, agregó el mandatario venezolano.

En su respuesta en Facebook, Blades afirma que el imperialismo y el totalitarismo se manifiestan de varias formas: “Como parece que usted solo puede ver una clase de tiburón, permítame decirle que los hay de distintas especies y que se encuentran en todas las latitudes. Algunos son caníbales: se comen a sus semejantes. Usted se apropia del título de mi canción y se autotitula Pablo Pueblo. Me permito corregirlo: Pablo Pueblo jamás reprimiría a su gente; Pablo Pueblo no divide a su pueblo; Pablo Pueblo administra lo poco que tiene con responsabilidad; Pablo Pueblo no le roba el futuro a su propia gente, desconociendo el mandato de su Constitución”.

El panameño también arremete contra el discurso ‘antiimperialista’ de Maduro: “La coherencia es lo que verdaderamente alimenta el principio, no los discursos faltos de sustancia y los alaridos ideológicos con que se cubren aquellos que avasallan a sus pueblos. Las acciones suyas no son el reflejo de su discurso”.

Y subraya: “Usted no es de izquierda y de hecho sus acciones le han hecho mucho daño al concepto de la Izquierda. La ha despojado de su nobleza ideológica y la ha convertido en una parodia, un circo de bufonadas, un horrendo ejemplo de cómo no se debe hablar y mucho menos gobernar. En este sentido, como representante de la izquierda, usted está a años luz de un Estadista como Pepe Mujica, por ejemplo”.

No es de ahora

El enfrentamiento entre ambos no es reciente. Empezó en el 2014 tras lasprotestas de los estudiantes venezolanos contra Maduro. Entonces, Blades envió una carta al mandatario venezolano en la que mostraba su apoyo a las protestas y criticaba al gobierno por haber fallado en la administración pública y despilfarrar dinero.

Lógicamente hubo una respuesta de Maduro, quien lo acusó de basarse en las noticias de Telemundo, Univisión y CNN.

Posteriormente, en el 2016 el panameño pidió permitir al pueblo venezolano decidir el futuro del país, cuando se intentaba llevar a cabo un referéndum revocatorio, luego suspendido.

 

 

Cuidado Panameños… Dicen que la Historia se Repite


Dictadura militar

El 11 de octubre de 1968, a sólo unos días de haber asumido la presidencia Arnulfo Arias Madrid, los mandos medios de la Guardia Nacional, liderados por Boris Martínez, secundado por el Coronel Omar Torrijos Herrera dan un golpe estado, en el comunicado oficial los golpistas señalaron que el intento por violar la voluntad popular en las elecciones legislativas, así como la integración ilegal del Tribunal Electoral, los había llevado a adoptar la decisión de asumir el poder por medio de un gobierno provisional que preparara el retorno al orden democrático.1 estableciendo el inicio de una dictadura militar en el país que duró 21 años, bajo 4 regímenes distintos que fueron, Junta Militar (1968 a 1969), Omar Torrijos llamado también “El Proceso Revolucionario” (1969 a 1981), Rubén Darío Paredes(1981 a 1983) y Manuel Antonio Noriega (1983 a 1989). Bajos estos 4 régimenes ocurrieron exilios y desapariciones, como también movimientos armados a favor de Arnulfo Arias Madrid en Piedra Candela en la Provincia de Chiriquí y Huacas del Ige en la Provincia de Coclé que fueron derrotados por la Guardia Nacional, dando como resultados perdidas humanas en ambos bandos. En 1972 el gobierno militar del General Torrijos emite una nueva constitución política (Sigue vigente bajo las reformas de 1983 y 2003) en la cual se le reconoce como líder del proceso revolucionario del 11 de octubre y jefe del estado panameño. Este periodo fue para un sector de la población una dictadura militar y para otros, el inicio de un proceso revolucionario de sectores populares que trajo consigo el desarrollo de la igualdad social en Grupos socioeconómicos de Mediano y Bajo ingresos. Para la gran mayoría de los panameños, Omar Torrijos fue un líder popular, quien tuvo que gobernar un país con el poder de las armas y sin la oposición de partidos políticos organizados, los cuales siempre fueron dirigidos por las mismas familias de siempre así que se eliminaron y creó el Partido Revolucionario Democrático PRD, que fue organizado por él. Desde ese entonces por primera vez se escuchaban otros apellidos en la administración del gobierno. Este dictador, valiéndose del poder militar y político, pudo inteligentemente alzar el estandarte del control de la nación. En 1977, el general Torrijos en calidad de Jefe de Gobierno de Panamá y el presidente de EE. UU., Jimmy Carter, firman los Tratados Torrijos-Carter que establecen la entrega de la administración del Canal de Panamá y el cierre de todas las bases militares estadounidenses en territorio panameño, con la promesa que los militares panameños retornen a los cuarteles y se reinstale un sistema democrático en Panamá. En 1981 muere el General Torrijos en un trágico accidente aéreo.

Luego de la muerte de Omar Torrijos se establece un relevo generacional dentro de la Guardia Nacional, en el cual figuraban los siguientes nombres: General Rubén Darío ParedesRoberto Díaz Herrera y Manuel Antonio Noriega. Paredes asume bajo como General en Jefe de la Guardia Nacional durante poco tiempo. El régimen cerró diarios de publicación masiva y censuró toda publicación contra el gobierno de turno. El General Paredes tenía aspiraciones políticas, en especial, el ser presidente de Panamá, y se lanzó confiado del apoyo de los militares junto a Noriega en las elecciones de mayo de 1984, y traspasó el mando de las Fuerzas Armadas a Manuel Antonio Noriega; teniendo un total descalabro y siendo pasado a retiro En agosto de 1983 asciende a comandante en jefe de la Guardia Nacional el General de Cuatro Estrellas, Manuel Antonio Noriega, que transforma la institución armada en las Fuerzas de Defensa de Panamá. El General Noriega fue acusado de narcotraficante, de corrupción y fraude electoral de 1984 por el doctor Hugo Spadafora, quien fue asesinado, por su segundo al mando Coronel Roberto Díaz Herrera, provocando protestas y manifestaciones por parte de la población panameña, que fueron reprimidas brutalmente por las Fuerzas de Defensa. Durante los siguientes años, el país cae en una recesión económica y social, cuando el Índice de Desarrollo Humano pasa de 0,769 en 1985 a 0,765 en 1990; se sufre una contracción del PIB por dos años seguidos(1987: -1.8), (1988: -13.3). Más tarde en mayo de 1989, por instrucciones del General Noriega son anulados los resultados electorales para elecciones presidenciales, suspendiendo en septiembre la constitución y asumiendo el control de la nación panameña en calidad de jefe del gabinete de guerra, declarando a Panamá en estado de guerra con EE. UU.

El 20 de diciembre de 1989 el ejército de EE. UU. invadió Panamá. El 3 de enero de 1990, al cabo de dos semanas de asedio en la Nunciatura, Noriega se entregó a las tropas estadounidenses y 12 de enero el Pentágono dio por concluida la Operación Causa Justa. Noriega fue llevado ante los tribunales estadounidenses acusado de narcotráfico, y marcando el fin de la dictadura militar en Panamá.