Blades a Maduro “Pablo Pueblo no actuó como un emperador, como lo hace usted”


“¿Qué quiere decir al llamarme “Pablo Rico”? El asunto no es determinar quién es rico o no; el asunto es determinar si esa riqueza se obtuvo en base a la infelicidad de otros, o de forma deshonesta. Pablo Pueblo jamás vivió en el palacio en el que vive usted, ni existió rodeado de lujos, ni actuó como un emperador, como lo hace usted… ¿con el dinero suyo?.”, así respondió el cantante Rubén Blades al presidente venezolano, Nicolás Maduro, luego de que éste afirmara el último martes que el panameño ha negado sus raíces y traicionado sus convicciones.

Yo soy Pablo Pueblo, Rubén Blades, ¿oíste? Y tú ya no sé si eres Pablo Rico, ahora, y te olvidaste de tus raíces”, dijo Maduro en la cadena estatal venezolana de televisión rechazando las críticas de Blades ante la represión violenta de las manifestaciones en Venezuela.

“Por ahí anda rondándome el tiburón imperialista y tú ahora como que vienes a alentarlo para que se trague a Venezuela. Rubén Blades, lo lamento que niegues tus raíces con las cuales nos educamos los jóvenes de los 70 y los 80 que hoy hacemos revolución en América Latina y no hemos traicionado nuestras propias raíces y nuestras propias convicciones desde donde nos levantamos”, agregó el mandatario venezolano.

En su respuesta en Facebook, Blades afirma que el imperialismo y el totalitarismo se manifiestan de varias formas: “Como parece que usted solo puede ver una clase de tiburón, permítame decirle que los hay de distintas especies y que se encuentran en todas las latitudes. Algunos son caníbales: se comen a sus semejantes. Usted se apropia del título de mi canción y se autotitula Pablo Pueblo. Me permito corregirlo: Pablo Pueblo jamás reprimiría a su gente; Pablo Pueblo no divide a su pueblo; Pablo Pueblo administra lo poco que tiene con responsabilidad; Pablo Pueblo no le roba el futuro a su propia gente, desconociendo el mandato de su Constitución”.

El panameño también arremete contra el discurso ‘antiimperialista’ de Maduro: “La coherencia es lo que verdaderamente alimenta el principio, no los discursos faltos de sustancia y los alaridos ideológicos con que se cubren aquellos que avasallan a sus pueblos. Las acciones suyas no son el reflejo de su discurso”.

Y subraya: “Usted no es de izquierda y de hecho sus acciones le han hecho mucho daño al concepto de la Izquierda. La ha despojado de su nobleza ideológica y la ha convertido en una parodia, un circo de bufonadas, un horrendo ejemplo de cómo no se debe hablar y mucho menos gobernar. En este sentido, como representante de la izquierda, usted está a años luz de un Estadista como Pepe Mujica, por ejemplo”.

No es de ahora

El enfrentamiento entre ambos no es reciente. Empezó en el 2014 tras lasprotestas de los estudiantes venezolanos contra Maduro. Entonces, Blades envió una carta al mandatario venezolano en la que mostraba su apoyo a las protestas y criticaba al gobierno por haber fallado en la administración pública y despilfarrar dinero.

Lógicamente hubo una respuesta de Maduro, quien lo acusó de basarse en las noticias de Telemundo, Univisión y CNN.

Posteriormente, en el 2016 el panameño pidió permitir al pueblo venezolano decidir el futuro del país, cuando se intentaba llevar a cabo un referéndum revocatorio, luego suspendido.

 

 

Aquello que nos faltó,…


Nos faltó la valentía para sabernos cobardes,…

y el orgullo consentido nos convirtió en el ego del mediocre,…

que se cree indispensable y se muestra indiferente,….

y danzamos al compás de los acordes que mueren,…

hasta matarnos de hastío,….

nos faltó el afecto sincero que perdona los errores,…

y la tolerancia se suicidó saciada de intolerancia,….

y la mentira se apodero de la costumbre,…

 hasta vivirnos mentidos,….

nos faltó la voz del sentimiento,….

y el miedo a los daños hizo el mayor de los daños,…

y el disfraz de lejanía se derritió en nuestra piel,….

hasta ser desconocidos,….

 nos faltó el deseo de seguirnos deseando,….

y fuimos la tierra conquistada,…

la belleza marchita del sueño ya realizado,…

 y despreciamos lo propio por pensarnos propietarios,…

 hasta adueñarnos de nada,….

nos faltó extrañarnos para sentirnos amados,…

 y entender que el cariño es el viento de las ganas,….

que el dolor es más intenso cuando quien daña nos duele,….

 y nos faltó darnos cuenta lo mucho que nos queríamos,…

lo poco que nos quisimos,…