El problema catalán: causas, creencias y aspiraciones. La unión hace la fuerza. Ahora: Los Catalanes tienen el derecho de decidir fortalecer la República Española o de la mano de los politiqueros de oficio dejarse llevar en caída libre a la desgracia.


6a00d8341bfb1653ef01b7c8e5c41a970b-550wi

Desde hace casi ya siete años la siempre compleja inserción de Cataluña en España ha conocido una sucesión de iniciativas y réplicas que pone sobre la mesa un creciente alejamiento, una incomprensión e, incluso, un rechazo que no habíamos visto desde los años treinta del siglo pasado. Esta situación se está prolongando demasiado y no se atisban iniciativas creíbles para abordarla. Antes bien, predominan posturas que proporcionan explicaciones rápidas y fáciles que permiten soluciones inmediatas, pero la complejidad del asunto exige una lectura más sosegada. La razón aconseja saber mejor lo que piensan los demás.

Con este fin ordenamos y exponemos datos ciertos sobre lo que piensa la sociedad catalana, y ello tan lejos de la pasión como de la interpretación interesada de los actores políticos. Son ocho pinceladas que ayudan a explicar las opiniones de los ciudadanos de Cataluña sobre el proceso soberanista, de acuerdo con las sucesivas encuestas conocidas.

La coincidencia y estabilidad de los datos refuerza su valor como radiografía de la situación y ponen de relieve la fortaleza del sentimiento identitario y el agotamiento del modelo autonómico y de relaciones actuales con el Estado, pero también las limitaciones que las aspiraciones independentistas tienen en el conjunto de la sociedad catalana y el escepticismo respecto al éxito del proceso.

Cataluña cuenta con un espacio público y de debate político propio y diferente del resto de España

El sistema de medios informativos interno propio de Cataluña aporta un espacio público que ayuda a configurar un debate político propio en el que se conforma una opinión mayoritaria que no siempre coincide con la del resto de España. Esto ayuda a crear una agenda privativa con problemas y cuestiones de interés diferente, de modo que los órganos de decisión política situado en Madrid, así como la opinión pública con proyección estatal, son ajenos al diagnóstico que proporcionan los encuestados en Cataluña.

Teniendo en cuenta que el 80% de la población accede a la información política a través de la televisión, tiene un enorme significado que el 47% de los televidentes, el 60% de los oyentes de radio y el 76% de los lectores de prensa escrita accedan a una información elaborada en la Comunidad y con poca o nula presencia de los cuatro diarios publicados en Madrid.

Un efecto de este panorama informativo es que el número de encuestados a quienes les interesa mucho o bastante la política española es del 43%, mientras que el interés por la política catalana asciende hasta el 55%, un dato que indica desatención y ajenidad, por no hablar de dificultad para encontrar temas de debate compartido. Igualmente, un amplio sector valora las elecciones al Parlament de Cataluña como más importantes que las elecciones al Congreso de los Diputados.

La mayoría de los ciudadanos opta por una identificación colectiva dual, catalana y española, pero también la mayoría tiene la certeza de que Cataluña es una realidad específica en España

De forma predominante se asume una identificación colectiva compartida catalana-española, en sus tres grados de preferentemente española, preferentemente catalana e igual, y que sorprendentemente supera a la opción independentista. Esta realidad continúa hoy día, a pesar de que en los últimos años se haya reducido sensiblemente, pues en enero de 2010 era del 78% y ahora es del 62%.

Este dato convive con otro significativo: los encuestados que optan por identificarse como predominante o exclusivamente catalana son el 48%, cuando en enero de 2010 eran el 46% y en octubre de 2012 llegó al 58%.

La sociedad catalana ha asumido una visión optimista del presente y del futuro de Cataluña, que contrasta con una opinión pesimista de España

La valoración de la situación política y económica de Cataluña es mucho más positiva que la de España: el 85% de los encuestados opina que la situación política de España es mala, muy por encima del 61% que opina que la situación política de Cataluña es mala. Los que consideran que la situación económica de España es mala o muy mala son el 77%, mientras que los que opinan que la situación económica de Catalunya es mala o muy mala son el 66%.

Además, se repite la creencia de que la situación política de Cataluña será mejor dentro en uno o dos años e incluso los abstencionistas son más optimistas cuando se les pregunta por el futuro de Cataluña y de España. Esta percepción impulsa la opción independentista.

La independencia despierta una mayoritaria expectativa de mejora de las condiciones de vida o, al menos, de mantenimiento de las actuales. La suma de estas dos alternativas supone el 59%, frente al 31% que considera que las condiciones de vida empeorarían en caso de independencia.

En este clima de confianza, la mayor parte de la población encuestada no cree muy probable la inmediata salida de una Cataluña independiente de la Unión Europea: el 50% lo cree poco o nada posible, mientras que el 40% lo ve seguro o muy probable.

 Y en coherencia con este contexto optimista, la valoración que los ciudadanos tienen del Gobierno catalán es menos mala que la valoración del Gobierno central. La valoración negativa de la actuación del Estado alcanza el 84%, frente al 52% que valora negativamente la actuación del Gobierno de la Generalitat. Los motivos de esta actitud parecen indicar que en las actuales circunstancias no se relaciona la actuación de los Gobiernos con los resultados de las políticas que impulsan o practican. O visto de otra manera, en el escenario catalán actual la opinión pública juzga más a los políticos que a sus políticas.

La desconfianza y rechazo del Estado español se intensifica notablemente cuando se refiere al Partido Popular

El primer partido en resultados electorales en España, el Partido Popular, es visto como una opción alejada por el 82% de los encuestados: el 68% lo considera muy distinto y el 14% como bastante distinto. Este rechazo está muy por encima del que despierta C´s (67%) o el PSC (52%). Es una percepción coincidente con la que se tiene del Partido Conservador en Escocia y que se oyó en el referéndum de 2014 como un argumento más en favor de la independencia.

Es claramente mayoritaria la insatisfacción con el actual régimen autonómico, aunque la alternativa independentista no logra destacarse por encima del 50%

Desde hace ya bastantes años existe una mayoría que se declara insatisfecha con el nivel de autonomía alcanzado. En marzo de 2006 era el 58%, ahora es el 63% y tras la Sentencia del Estatuto llegó al 66%. Entre octubre de 2012 y noviembre de 2013 superó el 70% y llegó al 73% en junio de 2013, con ligero descenso desde entonces.

A la vista de esta desconfianza, la forma de organización territorial preferida es la del Estado independiente, con un 40%. La suma de esta opción y del 23% de encuestados que optan por la federalista suponen una mayoría destacada de catalanes que desean ir más allá del actual sistema autonómico, con el 63 %. Destaca, además, el elevado porcentaje de indecisos, con un elevado 8% de encuestados que no saben o no contestan.

La opción independentista es la primera desde junio de 2012, cuando se produce el verdadero cambio de opinión, pocos meses después de la victoria electoral del PP y no tanto tras la Sentencia de 2010. El dato más elevado fue del 48,5% en noviembre de 2013.

Este sentimiento independentista ha crecido en los últimos años, de modo que el 20% que declara ser independentista de toda la vida ha quedado superado por un 25% que dice haberse vuelto independentistas en los últimos años.

Los motivos para optar por la independencia se basan en razones identitarias, pero también se justifica por que supondría mejores condiciones de vida y mayores beneficios. En concreto, los tres motivos a favor de la independencia serían la capacidad y deseo de autogestión económica, la mejora de Cataluña, el sentimiento de incomprensión y ganar capacidad de decisión.

La suma de estos motivos de índole económica que asocian la independencia con la prosperidad se acerca al 60%. La suma de motivos identitarios o relacionados con el incremento de poder de decisión política suman algo más de ese 60%.

En el lado contrario, el principal motivo por el que los ciudadanos votarían en contra de la independencia es destacadamente el deseo de preservar la unidad de España, que es del 29% en noviembre de 2014. En segundo lugar se mencionan motivos identitarios y en tercer lugar la creencia de que no sería positivo para Cataluña o porque simplemente se estima inviable.

La sociedad catalana demuestra una fuerte desconfianza e insatisfacción con la actuación del Estado

Una sólida mayoría, que en junio de 2012 era del 75%, cree que la gestión tributaria debe corresponder a la Generalitat, que la solidaridad interterritorial es excesiva y que el Estado desatiende las necesidades de Cataluña en inversión.

Todos estos datos indican que una clara mayoría de los encuestados probablemente considera un mal negocio la integración de Cataluña en España. La pregunta de la solidaridad interregional es reinterpretada en junio de 2011 y se pregunta directamente si sería suficiente la recuperación de los 16.735 millones de euros en que se cuantifican los impuestos pagados por Cataluña a España, a lo que el 60% responde favorablemente.

En la misma línea, en junio de 2015 el 79% de los encuestados está totalmente o más bien de acuerdo con que el dinero recaudado en Cataluña y que no regresa es excesivo. Por todo ello, las relaciones financieras entre Cataluña y el Estado son consideradas mayoritariamente como injustas.

Es más, esta opinión también está muy arraigada entre votantes de ICV (76%) y del PSC (72%), e incluso tienen llamativos porcentajes entre los votantes de C´s (45%), mientras que tan sólo los votantes del PP mantienen en su mayoría una opinión contraria (28%).

En especial, se aprecia una fuerte insatisfacción por las inversiones que el Estado impulsa y lleva a cabo en Cataluña, pues existe un 50% de encuestados que, directamente, cree que las decisiones del Gobierno español en materia de infraestructuras perjudican a Cataluña.

La sociedad catalana percibe el referéndum como un acto de justicia y como el ejercicio de un derecho democrático

Como resultado lógico de la aceptación de la identidad colectiva diferenciada de Cataluña y de su consideración como nación, la existencia de un demos es tácitamente apoyada de forma clara y, por lo tanto, lo es también el derecho a expresar su voluntad de permanecer o no en España, que casi alcanza al 80%.

La alta consideración del derecho a decidir también se aprecia cuando se valora la reacción del Estado ante el proceso soberanista, ya que es mayoritaria la idea de que en España no existe democracia porque no se permite votar en Cataluña (56%) o que juzgar a un político por consultar a los ciudadanos es un atentado contra la democracia (46%). También merece resultados dudosos la afirmación de que el respeto a la ley es la base de la democracia, lo que concita importantes opiniones en sentido contrario.

Existe un fuerte escepticismo respecto a la posibilidad de acuerdos con el Gobierno, pero también respecto del resultado final del proceso soberanista y una escasa esperanza de que Cataluña alcance la independencia

La opinión pública catalana no espera demasiado del Gobierno central, y esto probablemente aporta solidez al deseo independentista. Es más, predominan los que no ven nada probable que el Gobierno ofrezca un acuerdo, con el 39%. Como quiera que el 33% piensa que es poco probable, la suma de estas dos posturas supone el 72% de los encuestados. En el lado contrario, el 18% piensa que el acuerdo es bastante o muy probable y el 10% no sabe o no contesta. En este punto el escepticismo cada vez es mayor, ya que en octubre de 2014 la suma de las dos primeras opciones era del 64%.

Esto no es obstáculo para que la mayoría de los votantes crean que se habría de aceptar una posible oferta del Gobierno, e incluso la aceptación de la oferta de diálogo supera el 50% entre los votantes de la CUP (50%) y JxSí (63%).

Sólo el 18% de los encuestados cree que el proceso finalizará con la independencia de Cataluña. Y resulta llamativo que, a pesar de las fuertes dudas, la opción más extendida es la que cree que finalizará con algún tipo de acuerdo (44%), mientras que el 28% cree que se abandonará por falta de apoyo social suficiente. Es decir, parece que la persistencia de la situación actual no es impedimento para que la creencia en un acuerdo razonable sea aún la opción que en primer lugar eligen los encuestados.

A los países del Mundo…?


19756453_1379338418768046_7270704572677283904_n

Es sabido que en aras de que impere en el mundo el respeto y la tolerancia éntrelos países y continentes, las Instancias Internacionales y las llamadas Potencias Mundiales, han suscrito acuerdos que regulan y/o median el opinar o el actuar en un país en el que se encuentre amenazada la vida de sus habitantes por Regímenes Políticos que pongan en peligro o destruyan su sistema de seguridad social, económico, de salud y por encima de todo su LIBERTAD. Me pregunto si en el principio de los tiempos los dinosaurios  acaso tenían fronteras para ir y venir de un lugar a otro? Las aves tenían fronteras que sortear al emigrar por la inclemencia del clima?

Entonces con que argumento los países construyeron fronteras, levantaron muros y murallas, crearon las visas y permisos para visitar a tu semejante? Sera que están invertidos los sentires y a los que llamamos humanos son animales y los animales son los humanos?

Pero no podemos –y eso lo entiendo- de un plumazo cambiar las reglas de un juego milenario, pero lo que si podemos es preservar el planeta que se nos fue legado – como por ejemplo en vez de estar buscando agua en otros planetas- cuidar los mares, ríos y lagos que tenemos. En vez de construir más muros y murallas construir puentes. Trabajar más la tierra para la alimentación de los habitantes del planeta,  criar mas animales comestible en vez de estar cultivando e inventando procedimientos cada vez más sofisticados que inunden el mundo de drogas y armas de destrucción masiva, cuyo mayores inversionista son precisamente los mal llamados Potencias Mundiales incluyendo al Vaticano. Y por encima de lo dicho suavizar las reglas del juego. No intervenir para matar seres humanos inocentes –como lo han hecho en el oriente del planeta-  sino para mediar por la vida, la calidad de vida, la paz de todos y cada uno de los países del mundo.

Esta entrada tiene la intención de que reflexionemos como seres humanos de un mundo maravilloso. Y lo digo ya que en mi memoria esta el sufrimiento de muchos países asiáticos y africanos, de Europa; mas reciente el sufrimiento de Cuba y hoy algo que me toca muy de cerca “Venezuela” que ante la mirada inclemente de esas Instancias Internacionales esas cacaraqueadas Potencias Mundiales que no son más que PARASITOS que viven y se han fortalecido del sufrimiento los países oprimidos, dejan que mueran seres humanos productivos, reciben a unos pocos para esclavizarlos.

Y yo les pregunto con qué DERECHO… Quienes somos las bestias?

 

Carta abierta a una Doncella llamada Democracia


Que cuando se rompió el hilo Democrático en el mundo… Cuando te enamoraban a VOTAR pero a: 

votaymama

30/03/2017. Editorial Tal Cual

Querida democracia:

Espero que al recibo de la presente te encuentres bien donde quiera que estés. Te pienso y me pregunto si en tu propia naturaleza no está la fatalidad de tu destino. Me explico: creo que tu requieres de un clima espiritual tan especial, que si no lo tienen todos los que se arropan bajo tu manto, tu fortaleza se transforma en una profunda debilidad y usaran tu nombre para edificar tanto atroces dictaduras como perversas y cínicas tiranías.

Mi querida amiga, me llama la atención que a pesar de tu avanzada edad –naciste por allá por el siglo V antes de Jesucristo de ese matrimonio inestable entre el demos y el krátos- tu verdadero desarrollo es muy reciente. Es de poco tiempo a esta parte que te has consolidado como forma de vida de los pueblos que han alcanzado la madurez política de entenderte, de tolerar visiones políticas antagónicas que logran coexistir dentro de tus normas y principios. Tú has acompañado el momento de mayor progreso de la humanidad.

Qué falta nos haces por estos lados. En honor a la verdad, no es que te hayamos conocido tan plenamente como a veces creemos, pero nos acercamos bastante alguna vez: conocimos la separación de poderes, algo de libertad de expresión, cierta dosis de justicia, altenabilidad en el poder, posibilidades de acceso a la educación, un movimiento cultural que no dependía de la incondicionalidad política, salud, seguridad, bienestar y muchas otras cosas. No fue poco, si tenemos en cuenta que venimos de una historia en la que los conflictos políticos se resolvían las más de las veces con fusiles y no con votos.

En nuestra difícil relación con tus principios, un tema que mucho nos ha costado es el del bien común, que debería ser tu finalidad y que es algo muy difícil de establecer, porque la gente suele creer que su interés particular es el bien de todos. Cuando esto sucede, en tu nombre aquellos que deberían administrarte se transforman en seres corruptos que se apropian de tus bienes y arrebatan el oro de la libertad de las bóvedas de las instituciones que juraron defender, dejando al resto de los ciudadanos padeciendo la ruina y la desilusión de ti. Hay algo que no anda bien en el criterio del bien común reinante, cuando el futuro muere aun sin salir de la maternidad.

Creo que lo peor que puede sucederte –como ha sido el caso- es cuando se te usa como disfraz y luego de llegar por la fuerza de los votos, quien lo hace cree que recibió un cheque en blanco que no tiene fecha de vencimiento, ni los limites que las normas señalan, que es inaceptable el cambio de opinión de los ciudadanos y se asume como traición todo intento de rectificar. Los pueblos, querida amiga, a veces se equivocan y las equivocaciones no siempre tienen que ver con la fuerza o debilidad de su tradición cultural: el instruido pueblo alemán de la década de los treinta votó por un hombre como Adolfo Hitler y el pueblo mayoritariamente analfabeto de la Venezuela de 1947 eligió como presidente a su más significativo hombre de letras con el 80% de los votos y el 20% restante fue a dar al otro significativo hombre de letras que le adversaba. Cuando recuerdo esto y el brillo de nuestra juventud, sé que volverás.

En fin, era solo para saludarte de lejos y decirte que por aquí se te extraña mucho, que ojalá regreses pronto, que quiera Dios que aprendamos esta triste lección y podamos refundar un compromiso ético que retome tu vigencia. Mi definición preferida de ti, es la de Bernard Shaw: “La democracia es el proceso que garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos”.

Ojalá que pronto volvamos a merecerte.
Tuyo,
Uno del demos.
C.c.p. OEA